jueves, 29 de noviembre de 2007

Emos y Gafapastas

Una de dos o la sociedad avanza a una velocidad de vértigo o soy una especie de viejales atrapado en el cuerpo de un joven que no llega a la treintena, el caso es que la primera opción me parece mas utópica que otra cosa y la segunda no me la creo directamente.

El caso que noto que me quedo desfasado en lo que son términos sociales, aparecen nuevas “tribus urbanas” y ni se distinguirlos o hasta soy capaz de hibridarlos, pero es que alguien me puede explicar ¿quién narices son los gafapasta y los emo?

Es que no veas que jaleo, ahora me encuentro que los que aprendí antesdeayer eran la tribu de los “modernos” ahora resulta que salen subdivisiones y no se siquiera si ellos tienen claro si son emo o gafapasta, o sin por el contrario se han anticuado y se han quedado en “modernos”…pff que jaleo de verdad.

Me imagino a esos jóvenes ( y no tan jóvenes) que antes de salir de casa no saben si van vestidos con estética gafapasta o emo y me da mucho apuro, pobrecillos las burlas que sufrirán de sus amigos cuando salen de casa, con una terrible indecisión de vestimenta y sus amigos se mofan diciéndoles: “moderno modernillo, que sois unos anticuados” . ¿Aterrador verdad?

En fin, menos mal que Internet y las autopistas de la información es cosa bárbara y me he informado, ¿qué os creíais?, ahora ya casi lo tengo claro. Resulta que los emo son los que adoptan un modo de vida infeliz y amargada y por eso se ponen camisetas más pequeñas y de color negro, ¡joder!, ¿cómo no van a ser infelices si se compran la ropa pequeña y siempre oscura? Eso no es estética es un pseudo sadismo.

Lo de los gafapasta es mucho mas fácil, por lo visto solamente con ser seguidor de Lars Von Trier y escuchar a Bjork ya eres gafapasta, aunque el requisito fundamental es llevar gafas, pero han de ser de pasta, que si no por lo visto no vale.

Ahora estoy algo asustado por que tengo unas gafas de pasta y una vez escuché una canción de Bjork y como comprenderéis no me gustaría convertirme al gafapastismo por casualidad. Menos mal que el Lars Von Trier me suena un poco a danés y yo de danés ni idea.

Tomarlo con el mismo humor con el que yo lo he escrito.

martes, 27 de noviembre de 2007

Los guantes.


Aquella tarde de Mayo no quise dar mayor importancia a las palabras de la vieja gitana, que muy misteriosa y confiada me dijo que mi mano estaba vacía, que no le decía nada, que esas líneas que marcaban cuando contaba con apenas veinte años tendrían que ser escritas de nuevo.

Desconfié de las palabras de la vieja, la cual pensé que solamente quería sacarme algunas pesetas mas por aquellas videncias de parque. No digo que no me intrigasen, pero las alertas que muchas veces nos otorga el subconsciente rápido saltaron, le di doscientas de las antiguas pesetas a cambio de un trocito de romero, que conservé entre las hojas de un álbum de fotos que tiene un significado especial para mí, y que ayer observando sus fotos se descompuso entre mis dedos y tiré a la basura no sin cierto reparo.

Todavía resuenan en mi cabeza las palabras de la gitana, que mientras me alejaba repetía “moreno, tienes estrella y deberías de saber algo mas sobre lo que te espera”, como si las palabras me amenazaran de alguna manera aceleré el paso, queriendo dejar de escuchar aquella misteriosa cantilena.

El caso es que ayer noche al llegar a casa, mientras me frotaba las manos para quitarme el frío, me puse a observar la palma mi mano y descubrí que las líneas se habían borrado. Por algo que no alcanzaba a entender, la palma de mi mano se mostraba sin las líneas del destino que aquella tarde intentó leer la vieja gitana en los Jardines del Generalife.

Resonaron en mi mente las palabras de aquella calé, ya un poco lejana en el tiempo pero tremendamente presente en mi memoria, esta vez sonaban como transportadas por el viento, lo cual le daba, si cabe, mas misterio a la escena que se estaba conformando en mi cabeza.

“Deberías de saber algo mas sobre lo que te espera”, como en aquel sueño recurrente en el sólo haces que huir de algo indeterminado, las palabras retornaban a mi memoria. Rápidamente supuse que se trataba del momento en que mi destino comenzaba a ser re-escrito, que sin avisar mi destino empezaba a contar desde cero, se había reiniciado sin quererlo el contador de mi historia y todo comenzaba de nuevo.

Busque afanosamente el trocito de romero en la basura, pero ya no estaba, había desaparecido como las líneas de mis manos. Algún extraño vínculo de magia de color indeterminado se había asociado con el trocito de romero y conjurado contra mí, o quizás conmigo.

Algo se había alineado esta tarde entre los caprichosos orbes celestes que rigen mi destino, algún tipo de caos en las constelaciones me estaba obligando a empezar de nuevo.

Ahora mis líneas son un solo puntito en la mitad de la palma de mis manos. Espero que sea el eje del que todo parte y las líneas empiecen a dibujarse solas.

Sólo os diré que desde ayer por la noche no me quito los guantes.
Alfonso Cáceres.

lunes, 26 de noviembre de 2007

De estrellas y cielos

Tus palabras estaban dibujadas en las estrellas, podía ver todas nuestras conversaciones entre el cielo de Géminis y Sagitario.

Ahora no estoy demasiado seguro si eran nuestras infinitas charlas o eras quizás tú que estabas tan lejos como las mismísimas estrellas.

He creído verte una noche mas en las estrellas, todo el cielo de verano lo llenabas tú. La Vía Láctea era tu perfume que se esfumaba.

Oteo con ansiedad el cielo buscando tu mano, tus ojos o al menos un retazo de tu mirada.

Me detengo y adivino tu cuerpo en el cinturón de Orión. Se que nunca llegaré a el, pero al menos ya se que puedo observarte.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Me rondas...

Llevabas un tiempo rondándome, se que me acechas en muchos sitios y momentos, lo se por que somos viejos conocidos y ya casi he aprendido a preverte.

He de reconocer tu talento haciendo tu trabajo, por que por más que cuido de no cruzarme contigo al final siempre me encuentras y haces conmigo lo que quieres.

Me utilizas a tu antojo durante el tiempo que quieres y solo me dejas si me esfuerzo sobremanera por que lo hagas.

Ayer aprovechaste un descuido, me pillaste distraído y sin fuerza para hacerte frente, te serviste de un despiste y te abalanzaste sobre mí con la fiereza habitual. Apenas pude repeler tu ataque y sólo tuve tiempo de sentir el golpe de látigo con el que me fustigaste una vez más.

Es cierto que cada día logro que tardes más y más en golpearme, pero siempre lo acabas consiguiendo. Y a mi cada vez me cuesta más librarme de ti.

¡Qué gran bastardo eres Desanimo¡

viernes, 23 de noviembre de 2007

Pactar, tratar, querer...

Ando ya pensando en hacer un pacto con el diablo…
Pactar sus ojos sintiendo algo por los míos.
Pactar mi sonrisa reflejada en sus ojos.
Pactar una tregua para mi alma.
Pactar su calor para mi corazón.
Pactar que cuente conmigo.
Pactar contigo.
Pactarse.
El diablo me ofrece sibilinos y oscuros tratos…
Tratarse.
Tratar contigo.
Tratar que cuente conmigo.
Tratar su calor para mi corazón.
Tratar una tregua para mi alma.
Tratar mi sonrisa reflejada en sus ojos.
Tratar sus ojos sintiendo algo por los míos.
El diablo muy pícaro me pregunta que es lo que quiero…
Quiero sus ojos sintiendo algo por los míos.
Quiero mi sonrisa reflejada en sus ojos.
Quiero una tregua para mi alma.
Quiero su calor para mi corazón.
Quiero que cuente conmigo.
Quiero contigo.
Quererse.

Por ahora ni pacto ni trato, pero si quiero.

Alfonso Cáceres.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Por otra senda...

"...Por otra senda yo, por otra senda
que no conduce al beso aunque es la hora,
sino que merodea sin destino..."

Miguel Hernandez de " El rayo que no cesa".

martes, 20 de noviembre de 2007

Dialogos con la Luna

Como cada mañana al salir de casa lo primero que hago es mirar al cielo, estaba de ese azul oscuro, casi negro, que tiene el cielo en el albor del día. Esta mañana sin embargo, me percaté, que me estaba regalando una blanca sonrisa a modo de cuarto lunar.
Al principio no estaba seguro si se reía conmigo o se reía de mi, duda razonable para el que ha sido engañado más de una vez y ha aprendido a desconfiar hasta de su propia sombra.
Caminando con algo más de sueño de lo normal me dio por formular una pregunta en bajito:
-Luna, ¿ te cambio un secreto por un buen consejo?.
Sigo caminando, se cruzan conmigo algunos niños que arrastran más sueño que libros en las mochilas que llevan a su espalda. Inesperadamente alguien llama con un silbido, miro en todas direcciones pero no veo a nadie.
-Oye…mira…tsss…¡aquí arriba!.
-¿Luna?,¿por qué me haces caso?, si realmente no hablaba en serio.
-Soy muy curiosa y desde hace mucho soy confidente de otros que como tu recurren a mi, y ahora necesito que me digas ese secreto.
-Está bien Luna, quiero que sepas que hay muchas estrellas que desean ser Luna como tu, ándate con cuidado, en estos tiempos uno no se puede fiar de nadie.
- ¡Ja, ja, ja !. ¿Acaso crees que no lo sabía?, llevo demasiado tiempo aquí arriba como para no saberlo, además al tener una posición tan privilegiada una se acaba enterando de todo. De todos modos muchas gracias por el aviso, ahora soy yo quien te debe un consejo.
-De acuerdo, sabes bien que lo necesito, dámelo por favor.
-Solo te diré que tendrás que verme muchas mas veces para poder pensar con la claridad que me reclamas cada día, las soluciones que buscas se te mostrarán como tu deseas solo con el paso del tiempo. Piensa en ello. Ahora me tengo que marchar, llego un poco tarde a mis compromisos, hasta otra.
-¡Luna no te marches todavía!, no me has resuelto nada.
Termino aceptando cabizbajo su marcha y me despido con un resignado “hasta pronto”. De repente y sin venir a cuento, un sonido molesto y a la vez muy familiar retumba al lado de mi cabeza.
-Maldito despertador.
-Joder las 7:15, me he quedado dormido.
Rápidamente desayuno, ducho y visto. Salgo a la calle a toda prisa intentando finalmente no llegar demasiado tarde a trabajar. Como todas las mañanas miro al cielo al salir de casa, estaba de ese azul oscuro, casi negro, que tiene el cielo en el albor del día. Corriendo hacia el trabajo escucho una voz que me llama:
-Oye…mira…tsss…¡aquí arriba!.
-¿Lunita?.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

A los ojos...

" Me agarré a tus ojos para dejar de caer
y
ahora me doy cuenta de que me quedé colgando"
El silencio fue la respuesta...

martes, 13 de noviembre de 2007

Blue Moon

Y aquella noche de Septiembre en la que miré la Luna, radiante, en la mitad de un inmenso cielo oscuro, en el cual las estrellas sintieron vergüenza de salir, pensé:

-Tengo otra oportunidad.

El viento, fresco a esas horas, alivió mi pesar e hizo volar miles de pensamientos demasiado tiernos para ser contados con frías palabras.

Ahora ya no recuerdo que pensé aquella noche, solo recuerdo la caricia que me diste arropándome con tan preciosos pensamientos.

La Luna, tan cercana y enorme aquella noche, hizo que vinieran a mi los mas bellos pensamientos.

Ahora ya solo recuerdo tu imaginaria caricia.

"Blue moon
You saw me standing alone
Without a dream in my heart
Without a love of my own"

Todavía suenas a vinilo dando vueltas...

http://www.youtube.com/watch?v=4NkLUh_zMP8