lunes, 28 de diciembre de 2009

viernes, 25 de diciembre de 2009

lunes, 21 de diciembre de 2009

Un día mas en el mundo

Es un día mas en la vida o quizás un día menos si te sorprende pensando en gris plomo, como el que hoy reinaba en nuestro cielo. Un día, una marca en el calendario sin llegar a ser considerada efeméride. Un año justo mas desde que pensé esto mismo.


Pasan los días como la arena que se cae en el reloj. Es la hora de medir el tiempo y lo giras, prefiero pensar así, que los días pasan y que la arena cae, pero que puedes volver a contar, a dar la vuelta a reloj y contar un año mas de nuevo.


Y en el año, cada día es una muesca en el engranaje y cada muesca una historia. No me resistiré a esa rueda dentada cuyas marcas cuentan cosas de nosotros y que mecanicamente lucha por que el paso ( y el peso) del tiempo no nos vuelva insustanciales.


Un año en el que busqué historias no necesariamente cercanas al amor, en el que evité odiarte por respeto a mi úlcera, en el que me di cuenta que el olvido tiene fecha de caducidad y el recuerdo no (creo que me llevo dando cuenta de esto varios años). Te he visto pasar tantas veces sin que me prestaras atención y he pasado tantas veces sin verte que dudé a menudo si un año es realmente tan largo o tan corto dependiendo de quien obvie la mirada.


Por fin comprendí que nuestras pieles eran simétricas. Que lo que tu me decías por fuera yo lo sentia por dentro y viceversa. Que éramos como putos velcros y que si uno de los dos se daba la vuelta nos quedaríamos pegados. Me di cuenta que todavía el tacto de tus ojos me daba hambre.


He dado tumbos por aquí y por allí, esperando que de regreso fuera otro el que vistiera mi cuerpo. Esperé y busqué cosas nuevas, que la transmutación llegara quizás paseando por Camden Town, bebiendo vino en un rincón de La Rioja, con los vientos de poniente en las playas de Cadiz, en una estación de tren en Milán, en un atasco de Madrid o mas frecuentemente en las largas noches de barras oscuras y denso humo.


Pero no, un año mas apenas te cambia en tu forma de ver la vida, te llena, te expande o vacía de según que motivos o pretextos, te sedimentas, te solidificas y derrites a partes desiguales, pasas momentos sensaciones de frío y de calor (...noches que son la noche...).


Esta mañana me llegó un mail de una gran empresa, me felicitaba: es su cumpleaños decía.

jueves, 17 de diciembre de 2009

martes, 15 de diciembre de 2009

Live curious

If you are, you breath.
If you breath, you talk.
If you talk, you ask.
If you ask, you think.
If you think, you search.
If you search, you experience.
If you experience, you learn.
If you learn, you grow.
If you grow, you wish.
If you wish, you find.
If you find, you doubt.
If you doubt, you question.
If you question, you understand.
If you understand, you know.
If you know, you want to know more...
And if you want to know more, you are alive...

Noche

La noche se afianza fuera sin tapujos. El frío comienza a lamer los cristales y yo estoy, aquí dentro, solo. Planto mi palma en el cristal, profiláctico, pero no siento que estés ahí fuera. Sólo el frío.


Ando aquí quieto, con miedo de perderme el momento en el que todo ha de cambiar. Aguardo impaciente el momento, no quiero cerrar los ojos y perderme ese destello. Supongo que me arriesgo a que los ojos me terminen doliendo de esperar.


Y es que estos ojos míos, del setenta y nueve ya, recuerdan hoy otros días: rumores de primavera , alboradas de pájaros locos, luces de agosto, calles cómplices y susurros en ella noche. Pero hoy solo ven certeza de invierno tras la mano en el cristal.


[...]Que aunque el gusto nunca más
vuelve a ser el mismo,
en la vida los olvidos
no suelen durar.[...]

J.G.B

Venecia


venecia
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Paseando por las calles de Venecia

domingo, 13 de diciembre de 2009

Retazos de Italia

Abandoné el calor del hogar con destino al aeropuerto, el viaje me adentró en una espesa niebla de la cual los vehículos surgían como barcos fantasmas en un océano de congoja. Pongan sus asientos en posición vertical, recuerdo life vest under your seat de Garcia Montero pero no tengo aun ese sabor.


Sobrevuelo Barcelona, los Alpes franceses se ven totalmente blancos desde esta altura, me pregunto si aquella mole que se divisa a lo lejos es el Mont Blanc. Mientras se van formando cristales de hielo en la ventanilla pierdo la mirada en el azul.


-Señores pasajeros abrochen sus cinturones, vamos a proceder al aterrizaje.


Deprisa me dirijo hacia la puerta de llegadas. Allí estás sonriendo como casi siempre. Me abrazas, te abrazo. Me desmonto. Nos ponemos al día delante de un trozo de pizza.


-Tenemos que marcharnos, he quedado para el aperitivo.


Visitamos la ciudad alta de Bérgamo, tu me llevas. La conducción desordenada de los italianos nos hace gracia, en el fondo nos divierte la carencia de lógica. El enrollado del suelo me recuerda a Plasencia años atrás. Iglesias con pan de oro,penumbras de ventanas, calles antiguas de silencio.


Esta tarde Milán. Un sucio tren nos deja en la Porta Garibaldi. Aquí el metro también huele a regreso del trabajo, caras abstraídas, miradas de sueño. Salimos a la plaza del Duomo, realmente no imaginaba que fuera tan grande, es de noche y las luces en el interior hacen que sus vidrieras dibujen un autentico festival cromático.


-Mira que frías están mis manos, hazme aquí una foto.


Da Vinci vigila a los amantes en una navideña plaza con música. Enfrente, en la biblioteca un proyector pone libros en movimiento en la fachada. Pasamos por La Strada.


-Due cappuccino per favore.


Un tren perdido y una vía muerta después un buen samaritano nos ofrece su macchina para el regreso.


La autostrada hacia Venecia se convierte en un continuo serpenteo entre coches y camiones. En el vaporetto nos quedamos fuera para hacer fotos y no perder detalle . En los cuadros de Canaletto el Gran Canal lucía con mas luz que hoy.


-Tienes la mirada perdida, se lo que estas pensando.


Hace frio. Bajamos en San Marcos, hoy por suerte no está inundada la plaza y la comparten por igual palomas y turistas. El horario de visita de la basílica ha pasado, pero nos permiten entrar y aun sin luces se vislumbran los dorados magníficos de sus bóvedas y paredes, quizás en una visita con luz me hubiera acordado de Stendall.


Regresamos, ya de noche, en el trayecto hablamos de todo, nos reímos, hacemos memoria, nos entendemos demasiado bien.


-Cenemos en esta trattoria, quiero que pruebes la polenta taragna.



Han bajado las temperaturas y roza el cero por debajo el termómetro, el coche queda lejos. Con las mejillas aun sonrosadas por el vino paseamos adentrándonos en la tranquila noche bergamasca.


Han pasado muy rápido estos días. No me gustan demasiado las despedidas en los aeropuertos, no lo alarguemos mas de lo necesario o se hará mas difícil aun.


-Tengo que irme.

-Llámame cuando llegues.


Me observas desde el otro lado de una cinta, que hoy separa mas que nunca. En el control de embarque, yo deposito mis pertenencias en el escáner a instancias del caravinieri mientras me despido de ti, ahora a lo lejos. El detector de metales no intuye el sabor metálico que dejan todas las despedidas. La puerta 14 me espera, en unas horas Madrid de nuevo. La realidad.


En el vuelo, releo una pequeña antología de Gil de Biedma y me encuentro de nuevo en sus palabras: Pero después de todo, no sabemos/si las cosas no son mejor así,/escasas a propósito...Quizá/.


Y yo, sobre el mar de nubes solo pienso en volver a verte.

martes, 1 de diciembre de 2009

"Canción 19 horas" de Luis García Montero

¿Quién habla del amor? Yo tengo frío
y quiero ser diciembre.

Quiero llegar a un bosque apenas sensitivo,
hasta la maquinaria del corazón sin saldo.
Yo quiero ser diciembre.

Dormir
en la noche sin vida,
en la vida sin sueños,
en los tranquilizados sueños que desembocan
al río del olvido.

Hay ciudades que son fotografías
nocturnas de ciudades.
Yo quiero ser diciembre.

Para vivir al norte de un amor sucedido,
bajo el beso sin labios de hace ya mucho tiempo,
yo quiero ser diciembre.

Como el cadáver blanco de los ríos,
como los minerales del invierno,
yo quiero ser diciembre.




Pd: yo hoy por fin, lo he conseguido. Soy diciembre, cumpliendo con la segunda estrofa y anhelando la penúltima y también viceversa.

lunes, 16 de noviembre de 2009

¿si o no?


¿si o no?
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Consultor sentimental de facil uso y con un margen de error del 50%.

November rain

jueves, 12 de noviembre de 2009

Minuto

Inventé sesenta nuevas formas de quererte durante el minuto que tardaste en decirme que todo había terminado.

Sentí, una vez mas, que llegaba tarde.

Sentí una vez mas, que tú, ya te habías marchado.

Desde entonces, lo siento todo y nada.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Limpieza de temporada

Simplemente me dediqué a limpiar de memoria los estantes y cajones, pero no encontré el olvido que andaba buscando.

Rebusqué en la otra parte del armario los sentimientos de la temporada de invierno. Y allí los encontré, con el olor a naftalina de años atrás. Apilados entre gruesos momentos de lana gris.

Hoy volvió a ser día de pasar el plumero por los rincones de la memoria, aventar sentimientos cual polvo en el viento y cerrar en cajas las sensaciones de frío y de calor.

La limpieza de temporada es necesaria. Guardaré lo que me pueda servir para otras estaciones y recuperaré aquello que me abrigó en el pasado.

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Curiosidades de la falta de sueño

Tecleé en este teclado inalámbrico y todo sonaba como el martilleo de la vieja Underwood con la que mis textos morían por faltarle de pulsaciones.

Imaginé a Ícaro fabricándose un nuevo par de alas y vi Sísifo tallando un banco en su pesada piedra. Curioso.

Paré por un momento, eché el ancla por babor ( de un extremo la argolla y del otro tu corazón) y vi como un somalí de una edad comprendida entre los 17 y 19 años se la apropiaba. Mucho me temo que denunciarlo no iba a ser sencillo, pasé página.

Me susurré al oído cosas bonitas e intenté camelarme, acabé llamándome mentiroso. Finalmente la fastidié diciéndome: “te quiero”.

Intenté convencerme de que hoy habría que irse a dormir temprano. Pero la verdad, es que soy bastante malo para pillar mis propias indirectas.

lunes, 26 de octubre de 2009

Hoy es siempre todavía

Dijo Antonio Machado: “Hoy es siempre todavía” y en verdad el hoy sigue teniendo el sabor de un siempre que me golpea en el paladar en el justo momento que decidí volver al lugar en el que me declaré culpable de tantos crímenes, e inocente de cargos de premeditación. Aquel lugar de noches infinitas en las que el brillo azul metal del alba me atravesaba como una navaja.

Volví a recoger signos de una historia personal, de capítulos que quizás se olviden en mi biografía, de paginas que amarillean en mi diario, de omisiones, de ausencias presenciadas y presencias ausentes. En definitiva, de todas aquellas cosas que dejé que se cubrieran de tiempo.

Quizás me traje ya de regreso, miradas y pasos pasados, las mismas luces de un ayer superlativo, algunas palabras naufragando en mi cabeza y sentimientos perdidos por no encontrados.

Por suerte, siempre relativa, un nombre nuevo tan dulce que suena como un susurro dicho de sus labios y que seguramente no vuelva a escuchar.


… regreso a los lugares a donde quise huir
y nadie me espera allí. ( Ismael Serrano )

martes, 20 de octubre de 2009

"Las Palabras" de Salvador Espriu

Hay tristeza detrás
de las palabras, lentos carros
en hilera que llevan
restos de ti, gran tedio
de tarde de domingo,
miedo al daño. Se cierran
libros y amigos, labios
de las cosas. Aviesos
novicios de hombres grises
te acosan por difíciles
retornos hacia Dios. Intentas
esconderte muy dentro
de tu invierno, donde puedas
encender con tantos recuerdos
el último fuego. Después miras
con ojos ya vacíos y piensas
en dormir. Pero aún,
a tientas, llegan
herida porcelana,
nocturna seda, y rompes,
desde un agua profunda,
voces de olvidados, intacto
vidrio viejo de palabras.

domingo, 18 de octubre de 2009

Atardeceres


Atardeceres
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Otoñal atardecer por las tierras de Granadilla. Pantano de Gabriel y Galán.

Hoy: frío

Hay certeza de invierno en tus manos, rumor de alas abatidas, miradas mudas, palabras sordas y un sinfín de despobladas avenidas con tu nombre.

Insomnio que fabrica ojeras a tiempo parcial y subcontrata sueños. Dunas que se vuelven montañas en las sábanas y horas desmoronándose en el reloj.

Taciturno, melancólico alevoso, otoñal y deshojado. Estacional, migratorio en idas y venidas.

Hoy: frío.

viernes, 16 de octubre de 2009

Curiosidades de la falta de inspiración


De los hechos insólitos que me están ocurriendo estas últimas semanas creo que este es sin duda el que se lleva la palma. Es tan increíble que todavía me tiene un poco perplejo y tenía la necesidad de contarlo para que no caiga en el olvido y el desconocimiento.

Me encontraba como la mayoría de las tardes frente a mi PC, estaba un poco ido con la mano apoyada en la barbilla mientras miraba absorto las descargas del Emule, pensando no se muy bien si en esa chica morena o en que tenía que ponerme a escribir algo, o quizás las dos cosas, no lo tengo del todo claro la verdad.

El caso que durante esta especie de embelesamiento al que me someto de vez en cuando, escuché un ruido que provenía del bote de los lápices, evidentemente la primera reacción fue asustarme ya que pensé que se trataba de algún bicho o ratoncillo que había caído dentro del bote. Pero nada mas lejos de la realidad, si os soy sincero no se que hubiera preferido si un bicho o lo que a continuación salió del bote.

Los lápices se movían en círculos dentro, como si algo intentara apartarlos para hacerse hueco, cuando todos los lápices, bolígrafos y rotuladores estuvieron agrupados en una parte empecé a escuchar muy bajito una especie de “bep” que se acompañaba de un zarandeo del cubilete, que casi estuvo apunto de tumbarlo un par de veces.

Después de tres “bep” muy seguidos, mi perplejidad llegó hasta extremos creo nunca antes alcanzados, de repente y escapando a toda lógica, un pequeña mano cubierta por un trocito de tela a modo de guante marrón con su diminuta hebilla asía con fuerza el borde del bote.

Con un notable gesto de esfuerzo y acompañado de un sonidillo gutural, que me resulto gracioso, apareció un trocito de tela verde que cubría una especie de cabecita donde destacaban dos ojillos enormes y violetas. Siendo la boca y la nariz casi anecdóticas.

Creo que mi boca tendría que estar ya lo suficientemente abierta como para dejar ver todos los empastes, pero seguro que llegó al borde de la dislocación de mandíbula cuando ese ser pequeño y extraño, con una pirueta similar a las que dan las gimnastas de suelo y acompañado de un sonido que sonaba como “yiiipaa”, se plantó de pie en mi escritorio.

Ya no sabía como reaccionar, esa extraña figurilla me miraba de frente, quieto, con sus dos ojillos brillantes bien fijos en mí. Los dos inmóviles frente a frente, el pasmo debía ser mutuo.

El pequeño ser, al parecer mas valiente que yo, decidió mover el brazo y con un apéndice que se movía debajo del guante, que no me atrevería a llamar dedo, se señalaba a sí mismo. Agitaba la mano, no sin pocos aspavientos para su escaso tamaño, repitiendo un sonido que muy bajo sonaba parecido a un “Llec Llec”, por buscar una lógica dentro de lo surrealista de todo esto, pensé que trataba de decirme su nombre.

Para no ser descortés, tiré del protocolo aprendido en las películas americanas para este tipo de encuentros y haciendo el mismo gesto me señalé con el dedo índice. Logré repetir tartamudeando varias veces mi nombre. La diminuta criatura reaccionó y repitió más alto “Llec Llec”, como si se hubiera alegrado por habernos podido entender.

En un gesto de decisión por mi parte, incliné la mano hacia él con intención de tocarle y un movimiento sumamente veloz y acompasado con un “yiiipaa”, mucho mas sonoro que el anterior, se metió de un salto dentro del bote de los lápices, el cual quedó girando sobre si mismo unos instantes.

Inmediatamente cogí el bote de los lapiceros a ver si “Llec Llec” estaba bien, pero cual fue mi sorpresa que dentro del bote no había nada más que lápices. Saque los lápices y bolígrafos uno a uno, pero nada. Había desaparecido.

Fue la primera y la última vez que vi a “Llec Llec”, pero para la próxima ya estoy precavido, por que ahora se que a los pequeños gnomos de los botes de lápices no les gusta que les toquen.

viernes, 9 de octubre de 2009

La lluvia

Cuando soñaba que tus brazos eran el borde del precipicio y daba un paso para caer en ellos, logrando así el abrazo definitivo, me despertó el sonido de la lluvia arremolinándose en el tejado.

Salí a la calle cabizbajo, disimulando, temeroso de que el gris plomo se apoderara de las briznas de optimismo recogidas horas antes en oníricos lares. Y que ahora atesoraba con celo en mis puños escondidos en los bolsillos.

Llovió durante todo el trayecto. Empapado ya el ánimo y con los hombros encogidos como el que no entiende lo que pasa, los pasos se tornaron sin rumbo. Se desdibujaron en la acera bajo los reflejos suspendidos de las luces de los coches. Llegó el otoño de repente con una bocanada húmeda y ocre a mis pulmones.

Cuando el peso de las briznas en mis bolsillos se hizo insostenible, noté en mis manos como se transformaban en hojas secas, quebradizas e insensibles. Las cuales deposité con cuidado, ya amarillas, junto al bordillo. Quedando encubiertas con los restos de los bolsillos de otros que pasaron por allí antes que yo.

martes, 6 de octubre de 2009

Brillo erroneo


Simplemente, confundí el brillo de mis ojos con un si. Cuando en realidad era una reacción alérgica a dar una respuesta negativa.

miércoles, 30 de septiembre de 2009

La ciudad de los dobles

En la ciudad de los dobles tampoco huele a césped recién cortado la mañana, el transistor ladra mentiras con igual fiereza y del mismo modo, ni si quiera me importan las conversaciones de la gente encorbatada de la cafetería.

La ciudad de los dobles tiene también luces amarillas en los ascensores y es igualmente mortecina la iluminación de los garajes. El humo asciende lento, en la espiral del tiempo detenido, de la misma manera que lo hace en el lugar del que algún día fui.

Esta ciudad de los dobles cobija personas que me recuerdan demasiado a ti. Que pasean como si nada, sin reconocerme en las calles. También tiene miradas vacías y otras envueltas en códigos cifrados de iris fugaces.

Son tus reflejos, despreocupados y esparcidos al viento en esta ciudad, los que me confunden y hacen que persiga con la mirada a anónimas personas que bien podrías ser tú.

Aquí, en la ciudad de los dobles, me miré al espejo y no era yo.

lunes, 28 de septiembre de 2009

¿Entonces?


Entonces, cuando las calles huían de las sombras de la noche y el alba desdibujaba las lunas de los escaparates. Se me ocurrió decirte que no quería que lo nuestro (sin titulo de propiedad), fuera como una mentira de arcilla sin su momento de horno. De esas mentiras que empiezas enredando con la uña y terminas haciendo un agujero, dejándote las manos irremediablemente sucias.

Se mezclaron en mi, finalmente, imágenes de asepsia emocional con fosas sépticas. Y sólo pude reducir (al absurdo) todo aquello, llegando a la conclusión de que se podrían colapsar de mierda mis ventrículos si daba un paso más.

domingo, 27 de septiembre de 2009

De otoño se viste el camino


...Por septiembre

se te llenan de sótanos los labios...


...Por septiembre

se te llenan de humo los síes en la boca.

sábado, 26 de septiembre de 2009

jueves, 24 de septiembre de 2009

Otoñal

De no ser por que fui navegante de tus manos entre las olas de las sábanas y que hoy me encuentro luchando contra el insomnio, deseando naufragar en el sueño. Nunca jamás hubiera dado importancia a los versos (releídos sin piedad) de García Montero que decían:

…y es difícil, de tanta soledad,
cerrar los ojos sin dudar que existes.


Y es que este otoño, mayúsculo en mí, anticipado y recién parido, me devuelve sabores ajados de la memoria. Ya no dudo que el paladar tiene gusto por conservar los sabores rancios del pasado.

Ahora debería conformarme con dormir.

martes, 22 de septiembre de 2009

Probando desde Flickr


Sillas casi en primarios
Cargado originalmente por Alfonso Cr

He caido en la red de Flickr...

Supongo que publicaré a menudo fotos enviadas desde mi album en esta web.

Que gusto da poder actuar con varias webs al mismo tiempo.

Podeis ver mas aqui:

http://www.flickr.com/photos/rosso_plasencia/

viernes, 18 de septiembre de 2009

Tiempo

Definitivamente: las manecillas del reloj son machetes que cortan el tiempo y el tic-tac el sonido de los segundos cayendo contra suelo.

Y este desierto interno, demasiados relojes de arena rotos.


[...]
que no puede cansarse de esperar
aquel que no se cansa de mirarte.
L.G.M

jueves, 17 de septiembre de 2009

Nueve de doce

Me gustaría decirte que este Septiembre no es como los otros. Que no vuelvo a estar varado, esperando que el viento de Poniente estremezca mis velas, y me haga reemprender mi viaje hacia Ítaca.

Podría decirte que este Septiembre no es añil y que aun no he visto hojas secas sobre el acerado. Podría también decirte que no volvieron a sentarse los estudiantes en sus pupitres y que ni siquiera anunciaron coleccionables por televisión.

Podría decirte todo esto y más, pero sabes muy bien que no se mentir.

Y que sólo miento al decir que podría decirte. Cuando en realidad, ya no puedo.

martes, 15 de septiembre de 2009

A propósito de “Tus ojos sin mis ojos”

Caminaba pensativo y cabizbajo, observando las huellas húmedas que dejó la resaca de la ola. Al acecho, tras de mi, lo confuso de mis pensamientos. Como siempre sin venir a cuento, supongo, unos versos. En esta ocasión de Miguel Hernández:

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mi termina.

El caso es que, dado el pensamiento por enmadejado, comenzaron a brotar peregrinas imágenes de portales en perfecta penumbra, en arquitecturas de labios incorrectos, de la calle sombría y sin nombre que llevaba a ti, del susurro prendido en la almohada, de manos calientes e inquietas, en ocres Septiembres estudiantiles. Árboles y cuerpos desnudos, hojas sobre la cama y cenizas en la habitación.

Di por concluido el pase de imaginarias diapositivas afirmándome que, lo que suena en un CD rayado no es un cantante tartamudo.

Nunca dije que los pensamientos de uno fueran demasiado lógicos, C'est la vie.

lunes, 14 de septiembre de 2009

domingo, 13 de septiembre de 2009

Miradas del Sur

He vuelto.

En las retinas traigo aun los colores calidos, los blancos encalados y los reflejos del sol en el inmenso azul del mar. Mis manos traen el olor a sal y tienen arena mis sandalias...

No tardaré en volver. Palabra.


viernes, 4 de septiembre de 2009

Postal del Sur

Resulta paradójico que el Sur que yo conozco y que, una vez más voy buscando, se encuentre recogido tan bien, a mi gusto claro está, en alguien de aquí.

Esta vez lo he encontrado, tierra adentro, en el último poemario del placentino D. Álvaro Valverde (“Desde fuera”,Tusquets Editores, 2008). Libro el cual, sea dicho de paso, ha sido muy de mi agrado.

Versa así:


Postal del sur

Una palmera erguida ante el levante
en la Plaza de Oviedo de Tarifa

La luz remota de los viejos faros
que brilla intermitente en Trafalgar.

La luna amarillenta en la azotea
de las noches insomnes de Conil.

El blanco laberinto
que cuelga de Vejer.

La plaza de Medina
suspendida en el tiempo.

Los pinos que rodean
las calas de Los Caños.

Arenas del reloj de la memoria
perdidas en las playas de Zahara.

Las ruinas azotadas
que vimos en Bolonia.

El barco de los sueños
varado al sur, en Cádiz.

Más allá,
Tánger.


Con ello me despido por unos días, la próxima semana me encontraré físicamente entre los versos de este poema, con sede en las noches insomnes de Conil.

jueves, 3 de septiembre de 2009

Miradas pixeladas

Bueno pues he tenido la suerte de que todas las fotos que subí a Panoramio han sido cargadas y están disponibles en el Google Earth desde hace un tiempo.

Comparto con vosotros algunas de mis miradas:
http://www.panoramio.com/user/2917893

Espero ir añadiendo algunas mas que tengo pendientes de algún viaje pasado y las que se vayan haciendo en viajes futuros.

Espero que os gusten.


Pd: me entró el gusanillo y añadí alguna mas, no estarán disponibles en el Google Earth hasta dentro de un tiempo.

martes, 1 de septiembre de 2009

Cambios

Con el nuevo mes quiero darle un nuevo aspecto al blog, espero que estos pequeños cambios sean del agrado de todo lector.

lunes, 31 de agosto de 2009

“Tiritan, azules, los astros, a lo lejos”

En verdad, creo que puedo ser feliz con poco: una vieja manta sobre la arena, un enorme cielo de verano repleto de estrellas y de fondo, sonando, esto:
http://www.youtube.com/watch?v=io0uqrp9dco

Puedo ser feliz inventando constelaciones. Asemejar la unión de varios cuerpos celestes con las comisuras de tus labios, adivinar el trayecto de la siguiente estrella fugaz y pedir presuroso un deseo. Girarme, mirar hacia el lado y ver que no se ha cumplido y tener la certeza de que no puedes reclamar a nadie una garantía por una estrella defectuosa. Sería tan fácil dibujarte con el dedo, trazarte siempre perfecta con las estrellas de Aries.

Me siento tan pequeño cuando observo como “tiritan, azules, los astros, a lo lejos” que, acongojado, dejo que la cúpula celeste que me cubre me absorba.

No sé que pensaría Stendhal de todo esto, salvando la distancia de que él dijo “la vida estaba agotada en mi”, en ese momento de famosa congoja, y a mi me ocurrió justamente lo contrario.

Si al menos hubieras estado allí conmigo…

jueves, 27 de agosto de 2009

Noches de Agosto

Se que podría encontrarte. Hallarte entre la turba de gente que huye de la oscuridad de la noche, atraídas por las tibias luces de los locales de moda, esas mismas luces que vuelven tu piel tan masticable.

Seguramente te encontraría. Ronroneando, inestable sobre tus tacones de aguja imaginarios. Distorsionada por el humo y el ruido, etérea y banal, con tus mismos labios de wisky de siempre. Acechada por ojos felinos desde cualquier punto de la barra. Esas mismas barras donde prometí amor de una noche a otras antes que a ti.

Pero sería conveniente que recordaras que existes aquí por la pasión que pongo en cada persona, que he decidido bajo mi cuenta y riesgo, que pases a formar parte de este pequeño cosmos hipotecado, al que llamo (mi) vida.

No, no voy a salir a buscarte. Por que sé que hoy, corro el riesgo de encontrarte.

martes, 25 de agosto de 2009

“ In illo tempore “

Esta ciudad descansa, dormita en el sueño de quien sueña con ser ciudad, yo mientras tanto soy el insomne que recuerda algo más que la brisa entre los olivos que citara Lorca.

Quizás ya sea todo muy distinto a como era entonces, no somos aquellos que andaban sin prisas entre las luces naranjas de las farolas y que poco les importaba que las gotas de lluvia, convertidas en llamaradas con esas luces naranjas, se deslizaran inoportunas por la espalda.

Queda ya tan lejos aquel mes de Mayo, repetido y azul, con las cigüeñas dibujando líneas entrelazadas frente al balcón, una vez incluso dibujaron nuestras iniciales. Se alejan los veranos tendidos en la hierba, con las luces doradas tras las hojas de aquellos árboles, el teléfono que echa de menos mi voz más dulce, las azules madrugadas perdido por calles sordas.

Hoy están ya tan lejos las estaciones de tren, con su hilo de voz prendido de los viejos y grises altavoces, con la mirada del que va sin saber donde, del que llega sin querer a un puerto extraño, con la impaciencia del que espera, con tus ojos tras la ventanilla del tren que estaciona, de mi corazón estacionario…

Hay días en los que sin saber muy bien por qué, uno se hace consciente de su propia vida e intenta inventarse un prólogo de la misma, algo que quepa en pocas líneas, que pocos sepan de lo relatado y que a algunos haga pensar.

Hoy quizás sea uno de esos días.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Descubriendo a Darío Jaramillo

13. Primero está la soledad.
En las entrañas y en el centro del alma:
ésta es la esencia, el dato básico, la única certeza;
que solamente tu respiración te acompaña,
que siempre bailarás con tu sombra,
que esa tiniebla eres tú.
Tu corazón, ese froto perplejo, no tiene que agriarse con tu sino solitario;
déjalo esperar sin esperanza
que el amor es un regalo que algún día llega por sí solo.
Pero primero está la soledad,
y tú estás solo,
tú estás solo con tu pecado original -contigo mismo-.
Acaso una noche, a las nueve,
aparece el amor y todo estalla y algo se ilumina dentro de ti,
y te vuelves otro, menos amargo, más dichoso;
pero no olvides, especialmente entonces,
cuando llegue el amor y te calcine,
que primero y siempre está tu soledad
y luego nada
y después, si ha de llegar, está el amor.

****

12. Todo tuyo siempre todavía.
Tuyo todo por siempre hasta hoy y luego,
tuyo siempre porque para ser lo necesito,
siempre todo tuyo,
siempre aunque siempre nunca sea,
todo íntegro tuyo siempre y hasta ahora
más el próximo nuevo instante cada vez.
Con todo el tiempo el mundo a nuestro alcance,
todo el tiempo del mundo que es igual a la próxima noche,
todo tuyo siempre todavía.
Seguro de sobrevivir mañana tuyo,
siempre tuyo desde hoy en cada mañana de mañana.
Enamorado de ti, siempre y ahora, sin recuerdos,
en presente siempre amándote,
eternamente tuyo,
todo tuyo siempre todavía.

****

1. Ese otro que también me habita,
acaso propietario, invasor quizás o exiliado en este cuerpo ajeno o de ambos,
ese otro a quien temo e ignoro, felino o ángel,
ese otro que está solo siempre que estoy solo, ave o demonio
esa sombra de piedra que ha crecido en mi adentro y en mi afuera,
eco o palabra, esa voz que responde cuando me preguntan algo,
el dueño de mi embrollo, el pesimista y el melancólico y el
inmotivadamente alegre,
ese otro,
también te ama.

****

14. Sé que el amor
no existe
y sé también
que te amo.

martes, 21 de julio de 2009

lunes, 20 de julio de 2009

Déjame que te cuente

He de reconocerlo, las letras han volado de mis dedos. Por mas que he intentado retenerlas en estos puños cerrados, se han marchado, arrastradas por el leve abanico de tus parpados al cerrarse para no mirarme, han volado mis letras al son de esa cantilena de mis ojos, que piden que te quedes un poco mas.

Es difícil reconocer un sentimiento añil, en estos días de brizna de hierba en una mano y ramas doradas contra el azul imposible del cielo. Días de brisas que vencen el sopor de la siesta y murmullos de aleteos en mi pecho.

Creo que hay luz tras esos labios encarnados, la luz de un verano que se me antoja mas largo. Primaveras extendidas al estío en el que por fin, te conocí. Tan solo, creo que eres tú, aquella que reinaba desde hace mucho en el país de los sueños, del que marché con la tristeza del exiliado.

Eres tú, lo sé. Sólo tienes que recordar que somos aquellos que se conocieron en el país de los sueños. Déjame que te cuente como éramos entonces…

martes, 30 de junio de 2009

"Confesiones" de Luis García Montero

Yo te estaba esperando.
Más allá del invierno, en el cincuenta y ocho,
de la letra sin pulso y el verano
de mi primera carta,
por los pasillos lentos y el examen,
a través de los libros, de las tardes de fútbol,
de la flor que no quiso convertirse en almohada,
más allá del muchacho obligado a la luna,
por debajo de todo lo que amé,
yo te estaba esperando.

Yo te estoy esperando.
Por detrás de las noches y las calles,
de las hojas pisadas
y de las obras públicas
y de los comentarios de la gente,
por encima de todo lo que soy,
de algunos restaurantes a los que ya no vamos,
con más prisa que el tiempo que me huye,
más cerca de la luz y de la tierra,
yo te estoy esperando.

Y seguiré esperando.
Como los amarillos del otoño,
todavía palabra de amor ante el silencio,
cuando la piel se apague,
cuando el amor se abrace con la muerte
y se pongan mas serias nuestras fotografías,
sobre el acantilado del recuerdo,
después que mi memoria se convierta en arena,
por detrás de la última mentira,
yo seguiré esperando.

sábado, 27 de junio de 2009

El valor de una coma

Julio Cortázar escribía: 'La coma, esa puerta giratoria del pensamiento'

Lea y analice la siguiente frase:

“Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda.”

Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra "mujer".
Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra "tiene".

viernes, 26 de junio de 2009

miércoles, 24 de junio de 2009

Magia de San Juan

Vino el fantasma del pasado a recordarme las promesas incumplidas, la escenificación de un fracaso en una frase. Llegó como un grito al vacío a la espera de que el eco responda algo distinto aportando esperanza. Una moneda lanzada a la fuente donde aun bebo, vivo.

Justo después apareció el fantasma del futuro, eras tú, en otra edad. Hablabas de amor, quizás de nuestro amor, hablabas también de lo feliz que eras, quizás de lo felices que fuimos en ese futuro desconocido. Eras tan feliz que quise besar ese futuro, quizás juntos.

Al final de la batalla contra el sueño, apareció en fantasma del presente. Era yo mismo reflejado en el cristal de la ventana de mi cuarto. Me dio mucho más miedo que los otros.

La noche de San Juan ha traído magia en fantasmal forma. Fantasmas con los que yo solamente trato.

El reloj marca las 4:30 y cedo al sueño contento de saber que aun queda algo de magia, a pesar de que sea en forma de azarosos fantasmas temporales.

Noche de San Juan (nocturno a ti)

He quemado en el fuego, no sé si redentor, mi deseo de ti. He pedido como pagano (de tu cuerpo) el cielo (de tus ojos y labios) en la noche de las hogueras.

La noche mas corta del año me brinda un nuevo insomnio y el temor de que al despertar, mi sueño no se hubiese cumplido.

He decidido hacer un ensayo de este deseo incendiario de ti. Me he propuesto (una noche más) soñarte.

He despertado (un día mas) feliz y a tu lado… “en otra edad, en otro amor, en otro tiempo”.

"Dedicatoria" de Luis Garcia Montero


"Soledades" de Mario Benedetti


Ellos tienen razón
esa felicidad
al menos con mayúscula
no existe
ah pero si existiera con minúscula
seria semejante a nuestra breve
presoledad.

Después de la alegría viene la soledad
después de la plenitud viene la soledad
después del amor viene la soledad.

Ya se que es una pobre deformación
pero lo cierto es que en ese durable minuto
uno se siente
solo en el mundo.

Sin asideros
sin pretextos
sin abrazos
sin rencores
sin las cosas que unen o separan
y en es sola manera de estar solo
ni siquiera uno se apiada de uno mismo.

Los datos objetivos son como sigue.

Hay diez centímetros de silencio
entre tus manos y mis manos
una frontera de palabras no dichas
entre tus labios y mis labios
y algo que brilla así de triste
entre tus ojos y mis ojos
claro que la soledad no viene sola.

Si se mira por sobre el hombro mustio
de nuestras soledades
se vera un largo y compacto imposible
un sencillo respeto por terceros o cuartos
ese percance de ser buena gente.

Después de la alegría
después de la plenitud
después del amor
viene la soledad.

Conforme
pero
que vendrá después
de la soledad.

A veces no me siento
tan solo
si imagino
mejor dicho si se
que mas allá de mi soledad
y de la tuya
otra vez estas vos
aunque sea preguntándote a solas
que vendrá después
de la soledad.

miércoles, 17 de junio de 2009

martes, 16 de junio de 2009

Mañanas de Junio

En mañanas como esta en las que observo, atribulado, el discurrir de las salpicaduras de agua de lluvia en el suelo, me da por pensar que quizás tú, allí donde estés, también estés observando las gotas de agua reclamarse contra el suelo.

Y el antojo de ser lluvia e ir en tu búsqueda se hace inevitable, permanecer en tus oídos como las gotas que se arremolinan en el tejado, quizás besarte la mejilla como aquella gota certera, juntarme con esas otras gotas que tú, atribulada también, observas desde tu atalaya.

Sé, que después del fragor de tu tormenta, quizás puedas ser consciente de lo que significa ceder con voluntad de lluvia.

viernes, 12 de junio de 2009

¿Eso era amor?

Le comenté:
-Me entusiasman tus labios.
Y ella dijo:
-¿Te gustan solos o con gloss?
-Carnosos,
respondí sin dudar.
Y también sin dudar
me besó y jodimos el “remake”.


A la memoria del gran Ángel González por su “Eso era amor”.

lunes, 8 de junio de 2009

Conciencia*

Soy conciente de que mi vida
se está poblando con tu nombre.
Que riegan tus manos
estos jardines arrasados
y que son tus ojos
los que dan luz
a mi tenue espacio personal.

Soy conciente
de que el calendario empuja,
con su pleamar,
mis palabras hacia tu piel.

Soy conciente, por fin,
de haber cedido
a esta dulcísima inconsciencia.



*Acepciones 3 y 4 del Diccionario de la R.A.E.

domingo, 7 de junio de 2009

Domingo

Domingo

Mientras el tapiz del cielo se va desdibujando por la falta de luz, las horas de este domingo tienen el color del plomo. Se escurren los segundos pegajosos en el cristal, pequeña ventana que se va quedando con las sombras que dan las sombras.

Y es esta certeza de lo incierto la que pesa, desesperarse de esperar lo que ni siquiera sé, quizás la añoranza de lo que no tengo contigo, que las horas pasan y no llegas y que un segundo tuyo me llega demasiado.

Son tantas, tantas cosas que quizás no encuentre las palabras, enmudezca o se seque una vez más esta pluma que te escribe…”aunque tu no lo sepas”.

viernes, 5 de junio de 2009

Quiero - Los Rebujitos

Ferias de Plasencia!!

lunes, 1 de junio de 2009

Sex

SEx from Alvaro C on Vimeo.




Del blog "Nimias cosas mínimas"

Con nocturnidad (... o de insomnios )

Me asomo a la ventana y veo que la luna mece en su regazo menguante una noche de estrellas, que arden en puntos de fuego azul con los primeros calores, causa y efecto (invernadero).

La luz del vapor de mercurio juega con las ramas del árbol y dibujan sombras chinescas en la puerta del armario. He conseguido adivinar en ellas labios, comisuras ensalivadas o manos entrelazadas, todo con la calidad de bazar (chinesco por supuesto).

Insomne o en inanición de ti. De nuevo taciturno en desvelo, a la espera de llenar el plato de unas pocas palabras (ajenas) con las que poder conciliar el sueño.

Me gustaría escribir de otro tipo de sueño, de ese que no tiene fecha de caducidad, del que se comparte, del común y el contigo, del sueño táctil de tus ojos durmiendo en los míos…”y también viceversa”.

sábado, 30 de mayo de 2009

Nocturno (o con nocturnidad)

No se exactamente cual fue el momento, en el que tus labios hicieron que mi corazón intentara latir con la sordina que no consiguen nuestros iris tocándose en Si sostenido.

Espero que este tiempo elevado a la ignota potencia no convierta los segundos, de tus ausencias en colores, en abismos insondables.

Sueño con retenerte en mi pequeño país de los sueños (en el que también eres princesa), igual que aquellos verdes campos retenían los últimos rayos de sol de esa tarde de Mayo.

Ese día, quiero creer, el sol llegó tardé a su cita con la luna por ser demasiado curioso.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Poema 14 de Pablo Neruda

Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo
entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces,
cuando aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.

Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.



Pd: sin acritud…

lunes, 25 de mayo de 2009

Tres por dos sobre el insomnio

Desconozco si sabes que en noches como esta, de insomnio lacerante, te pienso. Aun no sé si sabes cómo y por qué te pienso así, de esta manera que no he logrado comprender todavía.

Y dudo si conoces mis preguntas, y temo que sepas las respuestas. Y me alivio por que desconozcas la existencia de este precipicio, en el que te llamo a voces con sus ecos mudos.

-------------------------------------------------------------------------------------

Gotea la ausencia de sueño al ritmo de tic-tac de reloj impasible, las horas se marcan en verde fluorescente en el perverso reloj de la mesita. Y aquí de nuevo me encuentro derramándote sobre el papel con versos en continuo.

La noche se me acaba y no encuentro la palabra exacta para definir lo dulces que han de ser tus labios, se escapa la frase que describe el movimiento de mi mano en tu espalda y el calor de tus mejillas. Huyen las frases camufladas en los minutos espantados de este reloj que parece estar vivo.

-------------------------------------------------------------------------------------

La noche se eleva como la espiral del humo de este último cigarro. Fuera ha dejado de llover y las gotas que hace un rato se habían amontonado en el cristal de mi ventana deciden, por fin, retomar su camino incierto.

Ha vuelto a ladrar el perro, la voz de esa vieja radio ya ni siquiera me acompaña, tengo el móvil en la mano y repaso la agenda buscándote, con la vana esperanza de encontrar algo mas que tu nombre pegado a un serie de nueve números cada vez mas ordinales.

martes, 19 de mayo de 2009

Nudos marineros

En verdad es algo que ya se ha vuelto inevitable. Me quedo amarrado en mi pequeño puerto de mar interior, desde tu adiós hasta el “buenos días” que me des(a)nuda el día siguiente.

lunes, 18 de mayo de 2009

A su eterna memoria Don Mario

Hoy el mundo definitivamente se ha quedado más feo, más triste, un poco mas sordo y sin la voz de el autor que mas me ha llegado a tocar por dentro.

Hoy murió en Montevideo a la edad de 88 años el poeta uruguayo Don Mario Benedetti.

Me deja usted triste Don Mario, déjeme que le agradezca por lo que aquí dejó, que es mucho y muy bueno.

Allí donde se encuentre, descanse en paz.


“…hermano cuerpo eres fugaz
coyuntural efímero instantáneo
tras un jadeo acabarás inmóvil…”

martes, 12 de mayo de 2009

Descanse en Paz este gran músico

"El sitio de mi recreo" de un Antonio Vega que hoy nos ha dejado.

Sobre el poemario

La luz anaranjada de esa lámpara, regalo que un día iluso dije iluminaría nuestras noches, alumbra los lomos de siete libros de poemas que me esperan.

Se bañan de luz naranja las páginas cada noche, desesperando a la palabra exacta, al verso perfecto, con la vana esperanza de ver que la rima entre nosotros deja de ser asonante.

Rimas libres y otras cautivas, de otros tantos corazones que buscaron en las palabras una forma de convencerte, de tenerte por un momento, de poner en unas líneas la métrica de este suspiro.

Palabras como piel con las que vestirte, usando el tacto de las letras que se convierten en palabras en mis labios, para decirle a los tuyos que el día que encuentren la medida exacta, será el día en el que caigas en la cuenta que tú también me estabas buscando.

lunes, 11 de mayo de 2009

A la memoria de Idea Vilariño

A la memoria de Idea Vilariño, recientemente fallecida.

Todo es muy simple

Todo es muy simple mucho
más simple y sin embargo
aún así hay momentos
en que es demasiado para mí
en que no entiendo
y no sé si reírme a carcajadas
o si llorar de miedo
o estarme aquí sin llanto
sin risas
en silencio
asumiendo mi vida
mi tránsito
mi tiempo

Del baul de los textos perdidos

Titilas estrella del norte, palpita el lucero de otro trópico, luz blanca y azul del color encantado de los sueños.

En la inmensidad de tu cosmos, mi pequeño universo, dentro de el, dos ojos sus únicas estrellas.

En el tacto de pétalo de blanca rosa, la piel ajena, se acumulan las sensaciones y se encienden los sentimientos.

En la paz reflejada por un rostro que duerme y apacigua el mundo, descansa el corazón que camina al borde del colapso y que no es el único.

Y en las alas de plumas plateadas, una estela de blancos sueños, y en los blancos sueños los corazones alados.

Sonrisa de nube, algodones en los que poner a descansar mis ojos por siempre, el mar de nubes es el sonido de una risa.

Sueño, sueños como arena que se escapa entre mis dedos.

Sueño, sueños como fina arena que se lleva el (tú) viento perfumado.

Sueños, sueño, con un cálido lecho de besos.


Pd: agua pasada que vuelve.

sábado, 9 de mayo de 2009

viernes, 8 de mayo de 2009

La forma de querer tú... de Pedro Salinas

La forma de querer tú
es dejarme que te quiera.
El sí con que te me rindes
es el silencio. Tus besos
son ofrecerme los labios
para que los bese yo.
Jamás palabras, abrazos,
me dirán que tú existías,
que me quisiste: Jamás.
Me lo dicen hojas blancas,
mapas, augurios, teléfonos;
tú, no.
Y estoy abrazado a ti
sin preguntarte, de miedo
a que no sea verdad
que tú vives y me quieres.
Y estoy abrazado a ti
sin mirar y sin tocarte.
No vaya a ser que descubra
con preguntas, con caricias,
esa soledad inmensa
de quererte sólo yo.


Pedro Salinas

martes, 5 de mayo de 2009

Ajedrez

Si esto fuera una partida de ajedrez estaría saltando constantemente entre pensamientos blancos y negros, buscando el movimiento que fundiera los soldados con coraza que te guardan de esta guerra de paz y estaría dudando si enrocarme a este perseguido sueño.

Este tablero es algo más complejo: tiene huecos grises de propia inexistencia y la inclinación sostenida de lo difícil.

Líbrenme de llamarlo juego…

TESTAMENTO VITAL

lunes, 4 de mayo de 2009

YO SÉ QUE EL TIERNO AMOR ESCOGE SUS CIUDADES... de L.G.M.

Yo sé
que el tierno amor escoge sus ciudades
y cada pasión toma un domicilio,
un modo diferente de andar por los pasillos
o de apagar las luces.

Y sé
que hay un portal dormido en cada labio,
un ascensor sin números,
una escalera llena de pequeños paréntesis.

Sé que cada ilusión
tiene formas distintas
de inventar corazones o pronunciar los nombres
al coger el teléfono.
Sé que cada esperanza
busca siempre un camino
para tapar su sombra desnuda con las sábanas
cuando va a despertarse.

Y sé
que hay una fecha, un día, detrás de cada calle,
un rencor deseable,
un arrepentimiento, a medias, en el cuerpo.

Yo sé
que el amor tiene letras diferentes
para escribir: me voy, para decir:
regreso de improviso. Cada tiempo de dudas
necesita un paisaje.


Luis García Montero

Madrugadas

Resuenan mis pasos en esta ciudad desierta, la oscuridad que precede a la triste alborada produce un eco en mi caminar que es ya demasiado conocido. Es el sonido de los pasos que te buscan, solos.

Mientras tanto vuelven los gatos a los contenedores a servirse su banquete, a la luz de una luna que se ha olvidado hoy de salir. Cena de mierda para catorce comensales que devoran con fruición lo hallado bajo la verde tapa de plástico. Yo aun me resisto a dejarme devorar por esa inercia.

Prefiero caminar pensando que no te voy a encontrar, que no vas a venir a meter tu mano fría en el bolsillo de mi chaqueta. Aceptar como erróneas las hipótesis de primavera que serán falacias de verano y nuevas derrotas de otoño, dejándome para el invierno una vez más, solo, el frío.

Son únicamente las baldosas del acerado las que sujetan este caminar taciturno. De madrugada, a pesar de que esta ciudad cada día es más mundo, son las baldosas del acerado las únicas que pueden ya sujetarme en este caminar. Que ojalá me llevara todos los días a ese sitio donde estas tú.

domingo, 3 de mayo de 2009

Saturday night

He de confesar que en esta vida aun he aprendido pocas cosas, muy pocas diría, pero de esas pocas, una que aprendí hace tiempo es que no hay que dejar que el silencio ocupe los espacios entre dos, ni que se arremoline la nada en las distancias cortas.

A pesar de haber silencios cargados de todas esas palabras que no se dicen, hay otros silencios que son pequeños alfileres clavándose en los labios.

Espero poder enseñaros esto algún día.

miércoles, 29 de abril de 2009

Tierra

He visto pasar las nubes, impasibles, tras el rojo albero. Me he pensado circunscrito a esta tierra, donde los montes levantan muros.

Y he pensado en seguir la linde y comenzar de nuevo un viaje, ensanchar la experiencia de la vida y volver a escapar.

Me he manifestado disconforme con esta soledad, tan obsoleta como puta, que se ha vuelto color teja y me cubre.

De nuevo cabalgado por una cuerda floja, unas veces prendida de tus labios o fijada a tus ojos, otras al antojo de alguna mano sinsentido.

He visto pasar las nubes, impasibles, tras el rojo albero y yo no estaba conmigo.

martes, 28 de abril de 2009

Recupérese Don Mario

ESPERO de Mario Benedetti

Te espero cuando la noche se haga día,
suspiros de esperanzas ya perdidas.
No creo que vengas, lo sé,
sé que no vendrás.
Sé que la distancia te hiere,
sé que las noches son más frías,
Sé que ya no estás.
Creo saber todo de ti.
Sé que el día de pronto se te hace noche:
sé que sueñas con mi amor, pero no lo dices,
sé que soy un idiota al esperarte,
Pues sé que no vendrás.
Te espero cuando miremos al cielo de noche:
tu allá, yo aquí, añorando aquellos días
en los que un beso marcó la despedida,
Quizás por el resto de nuestras vidas.
Es triste hablar así.
Cuando el día se me hace de noche,
Y la Luna oculta ese sol tan radiante.
Me siento sólo, lo sé,
nunca supe de nada tanto en mi vida,
solo sé que me encuentro muy sólo,
y que no estoy allí.
Mis disculpas por sentir así,
nunca mi intención ha sido ofenderte.
Nunca soñé con quererte,
ni con sentirme así.
Mi aire se acaba como agua en el desierto.
Mi vida se acorta pues no te llevo dentro.
Mi esperanza de vivir eres tu,
y no estoy allí.
¿Por qué no estoy allí?, te preguntarás,
¿Por qué no he tomado ese bus que me llevaría a ti?
Porque el mundo que llevo aquí no me permite estar allí.
Porque todas las noches me torturo pensando en ti.
¿Por qué no solo me olvido de ti?
¿Por qué no vivo solo así?
¿Por qué no solo...



Pd: siempre hay un poema exacto para mi inexacta vida.

lunes, 27 de abril de 2009

Sinsabores

He cedido a un mundo de añoranzas de lo desconocido, de hastíos de invierno y de temores de otoño, de una incomprensible necesidad a sentirte algo mas cerca, de la absurda sensación de sentirse absurdo, de descubrir que la alergia es una reacción a un estado de ánimo, de seguir cediendo a esta inefable impresión de saber menos cada día.

Y lucho por que la madrugada queme mis parpados en la medida justa (por que mi boca ya se pobló de ceniza), y sueño por poderte convencer algún día de que esto (y no aquello) es lo correcto, y me quedo afónico de gritar sin abrir la boca, y sordo de no escucharte y ciego de ya sabes que (¿lo sabes verdad?).

Y vuelvo a desmembrar mis sentidos con la única insensata intención de saber, sentir o quizás tener algo que merezca la pena ser contado.

Repito, sí, hoy de nuevo es lunes.

viernes, 24 de abril de 2009

Deshojando

En esta esquina apacible del tiempo, en la que me considero lo suficientemente adulto como para tener problemas y lo suficientemente niño como para saber eludirlos, en el que el calendario se dibuja al antojo de tus elegidas ausencias y que mi vida es miel sin pan y alguna abeja.

Creo que es el momento de sentarme en la atalaya de mi mundo (B 612), e intentar encontrar alguna explicación al tuyo, ver donde está la puerta, robarte la llave e idear alguna estrategia para engañar al perro que la guarda.

¿Seguirá siendo la vida una dulce pena, condena de sueños, alegrías con pulso y latido?

La verdad, no lo sé y sé también que no tiene demasiada importancia.


“Que yo también comparto los mismos miedos,
también busco una cinta para atar el tiempo.
También arrastro conmigo una cadena de sueños.”
I. Serrano

jueves, 23 de abril de 2009

Imaginar los sitios posibles… de Luis García Montero

IMAGINAR LOS SITIOS POSIBLES DONDE ESTABAS...

...en un rincón del año...
V. Huidobro


Imaginar los sitios posibles donde estabas,
verte llegar sin noche a La Tertulia,
reconocer tu voz apresurada
al contar una anécdota
o preguntar por mí,
saber que nos mirábamos antes de conocernos,
son capítulos largos de mi vida.

Supongo que también te dejarán a ti
este mismo vacío,
esta impaciencia por estar sin nadie
mientras se nos olvida
todo el calor que duele de olvidado.

El naufragio es un don afín al hombre.
Después de que sucede
suelen tener las huellas
esa incomodidad que tienen las mentiras,
el recuerdo es un dogma,
la soledad el pecho que tú me acariciaste.

Pero cambiando de conversación
el tiempo -buen amigo
que deforma el pasado como el amor a un cuerpo-
hará que cada día no parezca un disparo,
que volvamos a vernos una tarde cualquiera,
en un rincón del año y sin sentir
demasiada impotencia.

Será seguramente
como volver a estar,
como vivir de nuevo en una edad difícil
o emborracharnos juntos
para pasar a solas la resaca.

Igual que quemaduras debajo de los dedos,
en un segundo plano
seguiremos presentes y esperando
ese momento exacto del náufrago en la orilla,
cuando al salir del mar
me escribas en la arena:
«Sé que el amor existe,
pero no sé dónde lo aprendí».

martes, 21 de abril de 2009

Deformaciones microrelatadas

Se extingue nuestro tiempo, y aun tus labios son lienzos y los míos óleos. Hemos de encontrar nuestros pinceles.
El reloj de arena se va vaciando, y aun tus ojos son estrellas y los míos cielo. Y aun falta la escalera para poder poner cada cosa en su lugar
Se llena la clepsidra, y aun tus manos son lana y mis dedos agujas de punto. Sin saber cual será el patrón a seguir.
Se va consumiendo la vela, y aun eres saliva y yo comisura. En aséptica no mezcla de fluidos.
El sol se escapa del reloj, y aun eres perfume y yo sin olfato. Oteando el viento que ha de venir.
Las manecillas marcan las doce, y aun así decido seguir pensándote. En tic-tac incesante.

...

Se extingue nuestro tiempo,
y aun tus labios son lienzos
y los míos óleos.

El reloj de arena se va vaciando,
y aun tus ojos son estrellas
y los míos cielo.

Se llena la clepsidra,
y aun tus manos son lana
y mis dedos agujas de punto.

Se va consumiendo la vela,
y aun eres saliva
y yo comisura.

El sol se escapa del reloj,
y aun eres perfume
y yo, sin olfato.

Las manecillas marcan las doce,
y aun así
decido seguir pensándote.

...

lunes, 20 de abril de 2009

Veinte de Abril (si al menos fuera del 90…)

Hay días en los que necesitas sentirte viajero, apremia la necesidad de escapar y algo te empuja a buscar mas allá del horizonte que simplemente divisas.

Esos días en los que te busco, que me invento un truco para desaparecerme, que eludes enfrentarte a un espejo por que temes sus preguntas.

Desayuno sin diamantes, sin esplendor en la hierba y sin muchas más películas que contar.

Sí, es lunes.

Huye del triste amor, amor pacato...

Huye del triste amor, amor pacato,
sin peligro, sin venda ni aventura,
que espera del amor prenda segura,
porque en amor locura es lo sensato.

Ese que el pecho esquiva al niño ciego
y blasfemó del fuego de la vida,
de una brasa pensada, y no encendida,
quiere ceniza que le guarde el fuego.

Y ceniza hallará, no de su llama,
cuando descubra el torpe desvarío
que pedía, sin flor, fruto en la rama.

Con negra llave el aposento frío
de su tiempo abrirá. ¡Despierta cama,
y turbio espejo y corazón vacío!



Antonio Machado

viernes, 17 de abril de 2009

jueves, 16 de abril de 2009

Del baul de los textos perdidos

Sobre besos suspensivos...

Leía hoy* un par de cosas que me hicieron reflexionar, o más bien destripar algunas ideas, sobre algo que realmente me gusta: los besos.

Y pensé y repensé, y añoré, y me sentí falto de esos cientos de besos distintos. Descubrí que como hubiera cambiado mi vida si aquella noche no la hubiera besado, pensé en esos besos de puntillas repartidos en los portales, en como me gustaría darle ese beso en la oscuridad cómplice de los bares en los que solemos encontrarnos.

En aquel beso en los labios al despedirnos, en llenarte el cuello con un collar de besos tiernos, aquel beso en la frente que nunca supe bien que significaba, en ser canalla y darte un beso en los labios por sorpresa, en aquella vez que aquella me robo un beso y yo le robé alguno mas, en besos etílicos, en besos con memoria, besos neonatos, besos recién paridos y besos difuntos.

En que quieras darme un beso de cine si casualmente nos encontramos, en que pienses en besarme si no nos vemos, en que recuerdes que como yo te han besado muchos pero que no era yo quien te besaba. Que me besen con la mirada y yo responda besando el cristal de sus gafas.

Besos puros, besos castos, besos en cualquier parte, besos a miles y besos a euro, besos que te los ponen de corbata y que te pongan corbatas de besos. Besos en el pelo, recorrer tu brazo a besos y si hay suerte seguir hasta tu boca. Besos que te hacen apretar los puños por no poder darlos, tener su boca a un palmo y no saber a que sabe.

Cantar “bésame, bésame mucho” y que dada mi fortuna natural no me besen nada. Rezar por que no me crea un sapo antes de besarme, que no me vea príncipe por haberme besado.

Besos contigo, conmigo, con ella y con aquella. Besos de antes, besos de ahora (cuando el límite tiende a cero), besos inciertos del mañana…

Son como decía ese blog que me inspiró esta retahíla de besos sin lengua (y sin idioma):”Besos suspensivos…”


*Cambiemos hoy por hace ya un tiempo.

miércoles, 15 de abril de 2009

Pólenes o historias de primavera 3

Hoy llueve al otro lado del cristal, los adoquines brillan grises bajo el cielo plomizo.

Llueve al otro lado y me salpica por dentro, donde todo intenta escapar de ese gris que mata.

Se desdibuja, por fin, mi reflejo en cristal y me pierdo de vista por un rato. A veces necesito descansar de mi mismo.

Pienso, se en que y aun así, no se que pensar.

Miento, no se por que, pero me miento.

Pasan por fin estos cinco mil cuatrocientos segundos de misantropía, me resucito y vuelvo de nuevo contigo.

Dejaré para mañana lo que no pude hacer hoy, ese pequeño ataque nihilista justo antes de volver, una vez más, a pensarte bajo este cielo gris plomizo.

martes, 14 de abril de 2009

Fragmento del catorce*

(…) Repentinamente a El Sabio le entró un temor conocido, se sembró en él el miedo a una posible asechanza del destino. La ofuscación en sus pensamientos le sostuvo en vilo toda la noche y tenso el día siguiente.

Temía que alguna neblina en la conciencia le ocultara la verdad de los sucesos acaecidos al caer la noche de un abril medianamente concluido. La ausencia repentina de la joven, con la que tan largas conversaciones había mantenido, le desconcertó más de la cuenta.

(…) El día transcurrió severamente lento, con el malestar propio que genera la incertidumbre. Incertidumbres, como fuego atizado, con certidumbres en una espiral de gris humo decadente. Ese era el cruel juego entre lo cierto e incierto. Sombras que se alargaban sobre la casa haciendo que la hoguera, que otros días había servido de cobijo ante el frío, volviera a quedarse pobre. (…)

(…) Afortunadamente El Sabio tenia fe en si mismo y sabía que tarde o temprano superaría aquella escarcha de primavera. Pero aun era pronto para valorar, por lo que dedicó su tiempo a pensar en como le afectaría todo aquello, intentando engañar al miedo innato de verse solo. (…)


*Fragmentos de fragmentos.

lunes, 13 de abril de 2009

Pólenes o historias de primavera 2

Quema el azul de una nueva madrugada en mi boca y aun sigo preguntándome en que momento dejé de ser el viajero, que no viaja, de andén en andén. Cual fue esa intersección de tiempo en la que decidí permanecer en cada ciudad a la que por casualidad, o destino, llegaba.

Ahora pienso que quizás te convertiste en ciudad desde el primer momento y que cada ciudad me parece un mundo, donde perderme, donde permanecer y refugiarme, con el color tus ojos y el tacto de tu piel.

Fue destino, del que se busca o del que se encuentra, sea como fuere quiero quedarme aquí. Por que te has convertido en ciudad y de ser ciudad te hiciste un mundo y al ser mundo te sorprenderías si me supieras tú, su habitante.

¿En qué mundo vivo?

Poesía con video y música

Pertenece a el libro "El cementerio de los versos prohibidos" de Txus di Felatio (Mago de Oz) o como el se hace llamar ...El Principe de la Dulce Pena.

miércoles, 8 de abril de 2009

Pólenes o historias de primavera I

Me preguntas como suena tu voz y tengo que pensar que responderte, tengo que pensarlo a pesar de saberlo perfectamente. Quiero ser preciso sin que suene desproporcionado, cauto sin parecer cobarde, decir como siempre lo que pienso.

Y es una pregunta difícil, por que tu voz me gusta y me gusta por que es tuya. Sin llegar a formar aun notas musicales en mis oídos su tono me encandila, por que es dulce sin llegar a meloso, una colección de sonidos a los que aun no les he puesto techo, ¿la rúbrica perfecta a tu mirada quizás? Voz que grita en voz baja y susurra a voces.

Una colección de silabas bien encadenadas después y aun sigo escuchándote con atención, intentando comprimir los silencios en busca de una nueva palabra con la que alimentar mis oídos.Y espero una palabra tuya, que dada la época en la que estamos bien podría valer para sanarme, aunque no es seguro pues bien es sabido aquello del dardo en la palabra.

Tu voz son sonidos que penden de las cuerdas de arpa que se sujetan, etéreas, entre tus labios.

Hiciste bien en preguntar en cómo sonaba tu voz, lástima que lo hicieras a través del móvil a las cuatro de la madrugada y que no supiera quien eras. Aunque puede que esto último no sea muy preciso.

lunes, 6 de abril de 2009

Fragmento del seis*

(…) Por un momento El sabio deseó caer en el pozo de los pensamientos de aquella extraviada joven a pesar que se le antojaba claro su reflejo, quería saber de la firmeza de sus actos, de la verdad de sus labios, de los ecos en los latidos de su corazón.

Pero El Sabio no era galeno, escuchaba y daba consejo, intentando aportar humedad a la boca para que pudiera lamer tranquilamente sus heridas. Desarmaba con argumentos toda pena de las muchas que albergaba aquella joven e intentaba apuntalar en sólidas vigas cualquier resquicio de alegría que se reflejara en su sonrisa. (…)

(…) Fueron muchas las noches en las que sus conversaciones se alargaron hasta el momento en que las estrellas, ya cansadas, anunciaban la hora en la que el sueño debía vencer.

El Sabio, que cada día se consideraba menos sabio, aprendió a crear un vínculo sólido con aquella joven, construyeron con palabras un puente de muy fácil tránsito entre ambos. Una promesa silente hizo el resto.

Sabían que aquello no tenía visos de ser un hecho efímero. (…)


*Fragmentado de algunas vidas ajenas.

viernes, 3 de abril de 2009

“Hay una flor... Creo que me ha domesticado...”

Capitulo 21 de “El Principito” (Antoine De Saint Exupéry, 1900-1944), parte en la que el Principito se encuentra con el zorro.

Simplemente puedo decir que es una colección de las metáforas más sencillas y bonitas que he leído.


"Entonces apareció el zorro:

-¡Buenos días! -dijo el zorro.
-¡Buenos días! -respondió cortésmente el principito que se
volvió pero no vío nada.
-Estoy aquí, bajo el manzano -díjo la voz.
-¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres!
-Soy un zorro -dijo el zorro.
-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.
-¡Ah, perdón! -dijo el principito.
Pero después de una breve reflexión, añadió:
-¿Qué significa "domesticar"?
-Tú no eres de aquí -dijo el zorro- ¿qué buscas?
-Busco a los hombres -le respondió el principito-. ¿Qué significa "domesticar"?
-Los hombres -dijo el zorro- tienen escopetas y cazan. ¡Es muy molesto! Pero también crían gallinas. Es lo único que les interesa. ¿Tú buscas gallinas?
-No -díjo el principito-. Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar"? -volvió a preguntar el principito.
-Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear vínculos... "
-¿Crear vínculos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
-Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor... creo que ella me ha domesticado...
-Es posible -concedió el zorro-, en la Tierra se ven todo tipo de cosas.
-¡Oh, no es en la Tierra! -exclamó el principito.
El zorro pareció intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
-No.
-Nada es perfecto -suspiró el zorro.
Y después volviendo a su idea:
-Mi vida es muy monótona. Cazo gallinas y los hombres me cazan a mí. Todas las gallinas se parecen y todos los hombres son iguales; por consiguiente me aburro un poco. Si tú me domesticas, mi vida estará llena de sól. Conoceré el rumor de unos pasos diferentes a todos los demás. Los otros pasos me hacen esconder bajo la tierra; los tuyos me llamarán fuera de la madriguera como una música. Y además, ¡mira! ¿Ves allá abajo los campos de trigo? Yo no como pan y por lo tanto el trigo es para mí algo inútil. Los campos de trigo no me recuerdan nada y eso me pone triste. ¡Pero tú tienes los cabellos dorados y será algo maravilloso cuando me domestiques! El trigo, que es dorado también, será un recuerdo de ti. Y amaré el ruido del viento en el trigo.
El zorro se calló y miró un buen rato al principito:
-Por favor... domestícame -le dijo.
-Bien quisiera -le respondió el principito pero no tengo mucho tiempo. He de buscar amigos y conocer muchas cosas.
-Sólo se conocen bien las cosas que se domestican -dijo el zorro-. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, Ios hombres no tienen ya amigos. ¡Si quieres un amigo, domestícame!
-¿Qué debo hacer? -preguntó el príncipito.
-Debes tener mucha paciencia -respondió el zorro-. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo;yo te miraré con el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca...
El principito volvió al día siguiente.
-Hubiera sido mejor -dijo el zorro- que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto, descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si tú vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
-¿Qué es un rito? -inquirió el principito.
-Es también algo demasiado olvidado -dijo el zorro-. Es lo que hace que un día no se parezca a otro día y que una hora sea diferente a otra. Entre los cazadores, por ejemplo, hay un rito. Los jueves bailan con las muchachas del pueblo. Los jueves entonces son días maravillosos en los que puedo ir de paseo hasta la viña. Si los cazadores no bailaran en día fijo, todos los días se parecerían y yo no tendría vacaciones.
De esta manera el principito domesticó al zorro. Y cuando se fue acercando el día de la partida:
-¡Ah! -dijo el zorro-, lloraré.
-Tuya es la culpa -le dijo el principito-, yo no quería hacerte daño, pero tú has querido que te domestique...
-Ciertamente -dijo el zorro.
- Y vas a llorar!, -dijo él principito.
-¡Seguro!
-No ganas nada.
-Gano -dijo el zoro- he ganado a causa del color del trigo.
Y luego añadió:
-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.
El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:
-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie.Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.
Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:
-Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mí rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.
Y volvió con el zorro.
-Adiós -le dijo.
-Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : sólo con el corazón se puede ver bien;lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos -repitió el principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
-Es el tiempo que yo he perdido con ella... -repitió el principito para recordarlo.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
-Yo soy responsable de mi rosa... -repitió el principito a fin de recordarlo"



¿Acabará la flor ignota por domesticarme?

jueves, 2 de abril de 2009

Ruminantia

He llegado a la conclusión de que a pesar de estar ubicado en el mismo contexto léxico y en un ámbito lingüístico común al mundo que me rodea, hay un gran número de veces que no comprendo (o mal interpreto) las palabras.

Y esto me provoca cierta aprensión, me obliga a una relectura constante y entrelineas de todo, cuando son tantas las veces que las palabras dicen lo que dicen y no necesitamos ir más allá que la pura (y dura) semántica de las mismas.

Al final, sin saber muy bien por qué, acabo centrifugando conversaciones, escurriendo palabras y doblando las líneas que pronuncian tus labios. ¿Podría ser un rumiante de las palabras? Y si así fuera: ¿a cuál de los cuatro estómagos del pensamiento rumiante va a parar lo que tú me dices? ¿Y lo que me dicen los demás?

Lo malo de todo esto es que siempre acabo por quedarme con la primera interpretación, lo demás, como dice Anthony Blake, “es fruto de su imaginación”.

Fragmento casi del dos*

(…) Aquellos vientos fríos de las primeras semanas de Abril, hicieron que El Sabio empeorara de sus achaques. Desde que tenía uso de razón, en el ámbito de las dolencias de las que hablamos, él siempre se había sabido enfermo y vulnerable.

Aquella brisa fría arrastraba tras de si algo mas que los aromas de los jazmines del Palacio del Norte, ese frío sembró aquella noche en el Sabio una dificultad para respirar y cierta presión en el pecho.

El Sabio parecía haber olvidado aquella clase de achaques, de los cuales quiso huir refugiándose al calor de la chimenea de la pequeña casa del valle. En aquel valle calido, con la floración de los últimos cerezos, El Sabio había caído en la cuenta una vez mas, de que no era invulnerable al paso del tiempo y a las dolencias cardiacas que le acosaban desde joven.

Sabía perfectamente que era un roble con una buena dosis de carcoma. (…)



*Simplemente fragmentado.

miércoles, 1 de abril de 2009

“Problemas de Geografía Personal” de Luis García Montero

Nunca sé despedirme de tí, siempre me quedo
con el frío de alguna palabra que no he dicho,
con un malentendido que temer,
ese hueco de torpe inexistencia
que a veces, gota a gota, se convierte
en desesperación.

Nunca se despedirme de tí, porque no soy
el viajero que cruza por la gente,
el que va de aeropuerto en aeropuerto
o el que mira los coches, en dirección contraria,
corriendo a la ciudad
en la que acabas de quedarte.

Nunca sé despedirme, porque soy
un ciego que tantea por el túnel
de tu mano y tus labios cuando dicen adiós,
un ciego que tropieza con los malentendidos
y con esas palabras
que no saben pronunciar.

Extrañado de amor,
nunca puedo alejarme de todo lo que eres.
En un hueco de torpe inexistencia,
me voy de mí
camino a la nada.


Autor: Luis García Montero, Granada, 1958
Poema: “Problemas de Geografía Personal”, de Poesía Urbana, 2002

martes, 31 de marzo de 2009

Fragmento del treinta y uno*

(…) A El Sabio, aquella certidumbre de invierno le hacia alejarse de la chimenea buscando sentir el frío. Frío que le permitiera recapacitar sobre todos aquellos sucesos. A pesar de que en su mundo, labrado con tanta paciencia como esmero, no todas las cosas tenían cabida, los acontecimientos de aquella postrera semana de invierno iban a lograr desconcertarle.

Después de tantas noches mirando en soledad las estrellas, que migraban estacionales sobre su cabeza. Contemplando un cielo que creyó hecho a su medida y antojo y que estaba situado en la justa lejanía de las cosas que no se pueden tener ni tocar. Después de tantas noches en desarropo, por fin estaba comprendiendo, que no había aprendido nada. (…)



*Fragmentado de las historias de otra vida cualquiera.

Táctica y estrategia de Mario Benedetti

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple
mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

lunes, 30 de marzo de 2009

Fragmento del veintinueve*

“(…) Escuchaba a El Sabio con atención cuando le decía que el problema sería confundir los sueños con la realidad, el no saber distinguir entre deseo y lo posible podría volverle a sumir en divagaciones de tan hondo calado como las que él acostumbraba a tener un tiempo atrás.

Pero El Sabio observó un brillo nuevo en los ojos de aquel atolondrado soñador y supo en aquel mismo instante que el miedo se había disipado, que por fin el fino trabajo interno había dado resultado. Temió por que aquello se le fuera de las manos, pero suspiró tranquilo al mismo tiempo, al comprender, que así tendría que ocurrir tarde o temprano. (…)”


*Fragmentado de las historias de una vida cualquiera.

domingo, 29 de marzo de 2009

Viceversa de Mario Benedetti

Tengo miedo de verte
necesidad de verte
esperanza de verte
desazones de verte

tengo ganas de hallarte
preocupación de hallarte
certidumbre de hallarte
pobres dudas de hallarte

tengo urgencia de oírte
alegría de oírte
buena suerte de oírte
y temores de oírte

o sea
resumiendo
estoy jodido
y radiante
quizá más lo primero
que lo segundo
y también
viceversa.

jueves, 26 de marzo de 2009

“Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca…”

Hay tardes como esta, cuando el calendario juega al la ruleta con la primavera y en las ramas de los árboles cuelgan pequeñas guirnaldas verdes. Tardes en las que el sol ya ha empezado a tejer una alfombra multicolor y sin saber muy bien por qué, te encuentras contemplando un andén en Septiembre.

Y pasan por mi cabeza las imágenes más peregrinas, ideas codiciadas y sentimientos poco austeros. Sin saber muy bien el motivo, me dio por caer otra vez en los versos de Kavafis viajando a Ítaca y me di cuenta que soy una especie de descerebrado que ya no teme a los lestrigones, pero que teme, irracionalmente, que llegando el final de ese viaje vea tras de si un sendero de hojas en blanco que nadie recordará.

Sin saber tampoco por qué, me he imaginado sentado en la playa, frente a la inmensidad de un cielo anaranjado que da un beso de buenas noches en los labios a un mar de plata. Dibujando en la arena versos con el dedo, versos borrados por una ola y llevados al cofre de los secretos que se guardan en el fondo del mar. Tú que estabas allí conmigo, sonreías feliz, quizás tenías la llave de ese cofre.

He terminado la tarde con un pequeño ataque de misantropía, sin entenderlo bien del todo y apostando por que es sólo por llevar la contraria a lo que piensa el hemisferio izquierdo de mi cerebro. Que es el que sabe que medio minuto es poco tiempo aunque lo disfrutes, que es el que conoce mejor los sonidos de las risas, el que sabe de miradas y el único capaz de poner algo de cordura en la parte derecha de esta cabeza.


miércoles, 25 de marzo de 2009

A día de hoy

Parecidos, encontrados, iguales
risas, sonrisas y caricias
dilemas, temas, problemas
noche y día, mediodía.

Parpados, iris, ojos
manos, piel sin saliva
destino, juegos con hilos
voz, labio y comisura.

Costuras, rotos, mi vida
propósitos, descosidos, tú
vida.

Nos, vos, nosotros
ma, me, mi, contigo
conmigo, solo.

Sueñas sueños, despiertas
descansas, duermes
ries, temes.

Cadenas, palabras inconexas
ideas, lanzas, vuelas.
Desconecto, me fundo,
desaparezco.