viernes, 27 de febrero de 2009

ismael serrano - ya quisiera yo

Una carta para nadie

Se que es absurdo, lo se. Es algo que nunca antes había hecho y me veo ahora en esta tesitura, pero realmente por mucho que me cueste admitirlo, el antes nada tiene que ver con esta colección de momentos fugaces que atesoro.

Se que es absurdo escribir una carta a alguien que no conozco, se que es absurdo que mis ojos devoren tus imágenes, siendo mis párpados plantas carnívoras que se debaten, abaten y baten estupefactas ante una vida que transcurre casi a veinticuatro fotogramas por segundo (segundo arriba, segundo abajo).

Suenas familiar, como suenan mis pensamientos, como si hablaras de lo que pienso en tercera persona, en loco soliloquio de mi conciencia. Suenas en mi cabeza y aun no te conozco.

Que divertido es pensarte, imaginarte y desimaginarte, desdibujar tus labios y llenarte de niebla. Aclararte, como aclara la luz de la primavera mis ideas. Darte luz, colores y olores y volverte a poner gris y en plano.

Me encanta decirte que no te conozco y que se que no vas a saber lo que las teclas del teclado de mi ordenador piensan de ti.

Definitivamente, creo, que no te conozco (¿y tú a mi?).

jueves, 26 de febrero de 2009

De cabellos y epidermis


De repente me acechó un terror desconocido, extraño, punzante en la parte baja de la espalda. Me aterró poder encontrar algún pelo tuyo en aquella vieja manta, que hubieran quedado guardados restos de tu epidermis entre aquellas fibras.

Se que soy victima de mis propias asechanzas, pero solo puedo poner en marcha esta centrifugadora de sentimientos (que es a su vez lavadora-secadora).

¿Cuán libre soy? Seguramente sólo lo libre que me permitan las cadenas de mis pensamientos.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Hora de volver

Creo que es el momento de volver a escribir aqui, de publicar las masturbaciones neuronales en un nuevo intento de llenar los vacios que fluctuan, indiferentes, por aqui dentro.

¿Será un nuevo intento de no sentirse vacio? o ¿Será un intento de vaciado?

Sea como fuere, vuelvo. Aunque este blog va a ser cada vez mas personal (que no necesariamente real) y con menos intentos de hacer relatos pobremente literarios.