sábado, 30 de mayo de 2009

Nocturno (o con nocturnidad)

No se exactamente cual fue el momento, en el que tus labios hicieron que mi corazón intentara latir con la sordina que no consiguen nuestros iris tocándose en Si sostenido.

Espero que este tiempo elevado a la ignota potencia no convierta los segundos, de tus ausencias en colores, en abismos insondables.

Sueño con retenerte en mi pequeño país de los sueños (en el que también eres princesa), igual que aquellos verdes campos retenían los últimos rayos de sol de esa tarde de Mayo.

Ese día, quiero creer, el sol llegó tardé a su cita con la luna por ser demasiado curioso.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Poema 14 de Pablo Neruda

Juegas todos los días con la luz del universo.
Sutil visitadora, llegas en la flor y en el agua.
Eres más que esta blanca cabecita que aprieto
como un racimo entre mis manos cada día.

A nadie te pareces desde que yo te amo.
Déjame tenderte entre guirnaldas amarillas.
Quién escribe tu nombre con letras de humo
entre las estrellas del sur?
Ah déjame recordarte cómo eras entonces,
cuando aún no existías.

De pronto el viento aúlla y golpea mi ventana cerrada.
El cielo es una red cuajada de peces sombríos.
Aquí vienen a dar todos los vientos, todos.
Se desviste la lluvia.

Pasan huyendo los pájaros.
El viento. El viento.
Yo sólo puedo luchar contra la fuerza de los hombres.
El temporal arremolina hojas oscuras
y suelta todas las barcas que anoche amarraron al cielo.

Tú estás aquí. Ah tú no huyes.
Tú me responderás hasta el último grito.
Ovíllate a mi lado como si tuvieras miedo.
Sin embargo alguna vez corrió una sombra extraña por tus ojos.

Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan.
Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos.



Pd: sin acritud…

lunes, 25 de mayo de 2009

Tres por dos sobre el insomnio

Desconozco si sabes que en noches como esta, de insomnio lacerante, te pienso. Aun no sé si sabes cómo y por qué te pienso así, de esta manera que no he logrado comprender todavía.

Y dudo si conoces mis preguntas, y temo que sepas las respuestas. Y me alivio por que desconozcas la existencia de este precipicio, en el que te llamo a voces con sus ecos mudos.

-------------------------------------------------------------------------------------

Gotea la ausencia de sueño al ritmo de tic-tac de reloj impasible, las horas se marcan en verde fluorescente en el perverso reloj de la mesita. Y aquí de nuevo me encuentro derramándote sobre el papel con versos en continuo.

La noche se me acaba y no encuentro la palabra exacta para definir lo dulces que han de ser tus labios, se escapa la frase que describe el movimiento de mi mano en tu espalda y el calor de tus mejillas. Huyen las frases camufladas en los minutos espantados de este reloj que parece estar vivo.

-------------------------------------------------------------------------------------

La noche se eleva como la espiral del humo de este último cigarro. Fuera ha dejado de llover y las gotas que hace un rato se habían amontonado en el cristal de mi ventana deciden, por fin, retomar su camino incierto.

Ha vuelto a ladrar el perro, la voz de esa vieja radio ya ni siquiera me acompaña, tengo el móvil en la mano y repaso la agenda buscándote, con la vana esperanza de encontrar algo mas que tu nombre pegado a un serie de nueve números cada vez mas ordinales.

martes, 19 de mayo de 2009

Nudos marineros

En verdad es algo que ya se ha vuelto inevitable. Me quedo amarrado en mi pequeño puerto de mar interior, desde tu adiós hasta el “buenos días” que me des(a)nuda el día siguiente.

lunes, 18 de mayo de 2009

A su eterna memoria Don Mario

Hoy el mundo definitivamente se ha quedado más feo, más triste, un poco mas sordo y sin la voz de el autor que mas me ha llegado a tocar por dentro.

Hoy murió en Montevideo a la edad de 88 años el poeta uruguayo Don Mario Benedetti.

Me deja usted triste Don Mario, déjeme que le agradezca por lo que aquí dejó, que es mucho y muy bueno.

Allí donde se encuentre, descanse en paz.


“…hermano cuerpo eres fugaz
coyuntural efímero instantáneo
tras un jadeo acabarás inmóvil…”

martes, 12 de mayo de 2009

Descanse en Paz este gran músico

"El sitio de mi recreo" de un Antonio Vega que hoy nos ha dejado.

Sobre el poemario

La luz anaranjada de esa lámpara, regalo que un día iluso dije iluminaría nuestras noches, alumbra los lomos de siete libros de poemas que me esperan.

Se bañan de luz naranja las páginas cada noche, desesperando a la palabra exacta, al verso perfecto, con la vana esperanza de ver que la rima entre nosotros deja de ser asonante.

Rimas libres y otras cautivas, de otros tantos corazones que buscaron en las palabras una forma de convencerte, de tenerte por un momento, de poner en unas líneas la métrica de este suspiro.

Palabras como piel con las que vestirte, usando el tacto de las letras que se convierten en palabras en mis labios, para decirle a los tuyos que el día que encuentren la medida exacta, será el día en el que caigas en la cuenta que tú también me estabas buscando.

lunes, 11 de mayo de 2009

A la memoria de Idea Vilariño

A la memoria de Idea Vilariño, recientemente fallecida.

Todo es muy simple

Todo es muy simple mucho
más simple y sin embargo
aún así hay momentos
en que es demasiado para mí
en que no entiendo
y no sé si reírme a carcajadas
o si llorar de miedo
o estarme aquí sin llanto
sin risas
en silencio
asumiendo mi vida
mi tránsito
mi tiempo

Del baul de los textos perdidos

Titilas estrella del norte, palpita el lucero de otro trópico, luz blanca y azul del color encantado de los sueños.

En la inmensidad de tu cosmos, mi pequeño universo, dentro de el, dos ojos sus únicas estrellas.

En el tacto de pétalo de blanca rosa, la piel ajena, se acumulan las sensaciones y se encienden los sentimientos.

En la paz reflejada por un rostro que duerme y apacigua el mundo, descansa el corazón que camina al borde del colapso y que no es el único.

Y en las alas de plumas plateadas, una estela de blancos sueños, y en los blancos sueños los corazones alados.

Sonrisa de nube, algodones en los que poner a descansar mis ojos por siempre, el mar de nubes es el sonido de una risa.

Sueño, sueños como arena que se escapa entre mis dedos.

Sueño, sueños como fina arena que se lleva el (tú) viento perfumado.

Sueños, sueño, con un cálido lecho de besos.


Pd: agua pasada que vuelve.

sábado, 9 de mayo de 2009

viernes, 8 de mayo de 2009

La forma de querer tú... de Pedro Salinas

La forma de querer tú
es dejarme que te quiera.
El sí con que te me rindes
es el silencio. Tus besos
son ofrecerme los labios
para que los bese yo.
Jamás palabras, abrazos,
me dirán que tú existías,
que me quisiste: Jamás.
Me lo dicen hojas blancas,
mapas, augurios, teléfonos;
tú, no.
Y estoy abrazado a ti
sin preguntarte, de miedo
a que no sea verdad
que tú vives y me quieres.
Y estoy abrazado a ti
sin mirar y sin tocarte.
No vaya a ser que descubra
con preguntas, con caricias,
esa soledad inmensa
de quererte sólo yo.


Pedro Salinas

martes, 5 de mayo de 2009

Ajedrez

Si esto fuera una partida de ajedrez estaría saltando constantemente entre pensamientos blancos y negros, buscando el movimiento que fundiera los soldados con coraza que te guardan de esta guerra de paz y estaría dudando si enrocarme a este perseguido sueño.

Este tablero es algo más complejo: tiene huecos grises de propia inexistencia y la inclinación sostenida de lo difícil.

Líbrenme de llamarlo juego…

TESTAMENTO VITAL

lunes, 4 de mayo de 2009

YO SÉ QUE EL TIERNO AMOR ESCOGE SUS CIUDADES... de L.G.M.

Yo sé
que el tierno amor escoge sus ciudades
y cada pasión toma un domicilio,
un modo diferente de andar por los pasillos
o de apagar las luces.

Y sé
que hay un portal dormido en cada labio,
un ascensor sin números,
una escalera llena de pequeños paréntesis.

Sé que cada ilusión
tiene formas distintas
de inventar corazones o pronunciar los nombres
al coger el teléfono.
Sé que cada esperanza
busca siempre un camino
para tapar su sombra desnuda con las sábanas
cuando va a despertarse.

Y sé
que hay una fecha, un día, detrás de cada calle,
un rencor deseable,
un arrepentimiento, a medias, en el cuerpo.

Yo sé
que el amor tiene letras diferentes
para escribir: me voy, para decir:
regreso de improviso. Cada tiempo de dudas
necesita un paisaje.


Luis García Montero

Madrugadas

Resuenan mis pasos en esta ciudad desierta, la oscuridad que precede a la triste alborada produce un eco en mi caminar que es ya demasiado conocido. Es el sonido de los pasos que te buscan, solos.

Mientras tanto vuelven los gatos a los contenedores a servirse su banquete, a la luz de una luna que se ha olvidado hoy de salir. Cena de mierda para catorce comensales que devoran con fruición lo hallado bajo la verde tapa de plástico. Yo aun me resisto a dejarme devorar por esa inercia.

Prefiero caminar pensando que no te voy a encontrar, que no vas a venir a meter tu mano fría en el bolsillo de mi chaqueta. Aceptar como erróneas las hipótesis de primavera que serán falacias de verano y nuevas derrotas de otoño, dejándome para el invierno una vez más, solo, el frío.

Son únicamente las baldosas del acerado las que sujetan este caminar taciturno. De madrugada, a pesar de que esta ciudad cada día es más mundo, son las baldosas del acerado las únicas que pueden ya sujetarme en este caminar. Que ojalá me llevara todos los días a ese sitio donde estas tú.

domingo, 3 de mayo de 2009

Saturday night

He de confesar que en esta vida aun he aprendido pocas cosas, muy pocas diría, pero de esas pocas, una que aprendí hace tiempo es que no hay que dejar que el silencio ocupe los espacios entre dos, ni que se arremoline la nada en las distancias cortas.

A pesar de haber silencios cargados de todas esas palabras que no se dicen, hay otros silencios que son pequeños alfileres clavándose en los labios.

Espero poder enseñaros esto algún día.