martes, 21 de julio de 2009

lunes, 20 de julio de 2009

Déjame que te cuente

He de reconocerlo, las letras han volado de mis dedos. Por mas que he intentado retenerlas en estos puños cerrados, se han marchado, arrastradas por el leve abanico de tus parpados al cerrarse para no mirarme, han volado mis letras al son de esa cantilena de mis ojos, que piden que te quedes un poco mas.

Es difícil reconocer un sentimiento añil, en estos días de brizna de hierba en una mano y ramas doradas contra el azul imposible del cielo. Días de brisas que vencen el sopor de la siesta y murmullos de aleteos en mi pecho.

Creo que hay luz tras esos labios encarnados, la luz de un verano que se me antoja mas largo. Primaveras extendidas al estío en el que por fin, te conocí. Tan solo, creo que eres tú, aquella que reinaba desde hace mucho en el país de los sueños, del que marché con la tristeza del exiliado.

Eres tú, lo sé. Sólo tienes que recordar que somos aquellos que se conocieron en el país de los sueños. Déjame que te cuente como éramos entonces…