lunes, 20 de diciembre de 2010

Tontxu y Antonio Vega - Para tocar el cielo



El calor de tu amor
me da sed y ¿dónde bebo yo?
es donde quiero beber y saciar allí mi sed.

El color de tus ojos
se adivina entre tu pelo y yo
los deseo más que ayer y que la primera vez, uhh...

Estribillo:
No preciso viajar lejos
para hallar lo que deseo,
si tropiezo en tu regazo
ya me basta para tocar el cielo.

El sabor de tus labios
ese selecto capricho que
sólo yo puedo probar y a chincharse los demás.

El candor de tu abrazo
puro, fiel, eterno alagador
es mi fe y mi religión, garantía del amor.

martes, 23 de noviembre de 2010

A veces 1000 palabras (mas o menos) ...


Pinar Talayuela
Cargado originalmente por Alfonso Cr
[...]

Noviembre
puede ser una conquista,
porque vuelve otra vez
sobre los toldos,
las horquillas de nácar imitado,
los abrigos baratos de entretiempo
donde tú te escondías
de pronto y mi deseo.

Y vuelve
con la torpe paciencia de la fidelidad,
como la melodía
de una vieja canción que recordamos.
Ya sabes que el otoño,
además del plumaje
mojado
de los árboles,
además de la luz y de esta tierra,
era una cita rota, perdida entre nosotros.

Ahora
se nos abraza el tiempo débilmente a las piernas,
rompiéndonos el paso, alargando las hojas
de las enredaderas,
mientras todo es igual y nos anuncia
aquel viejo recuerdo confuso de las horas,
aquellas caravanas
de días sin sentido
que pasaban zumbando delante de los ojos,
que trajeron consigo
solamente dos cuerpos amándose o temiendo.

Y no es ya la costumbre de acercarme,
cogerte la cintura, desearte
con un deseo azul como un viento tranquilo
o pasear despacio
cuando pesan las hojas debajo de los pies
y las campanas crujen
prendidas en los árboles.

Y no es ya la costumbre de seguirte,
de aprender a pararme en los escaparates
y oír tu voz llegar, volcarse en el oído
salvando la distancia
que cabe entre dos cuerpos.
Era la vida entonces
la que nos recordaba,
con las claras sirenas de sus barcos
y su bisutería,
que seguía latiendo quizás entre nosotros,
deshecha,
nublada y pasajera
como el esperma seco
sobre la piel ya fría
que tanto hemos amado y casi siempre.
O tal vez preferimos
una feria de amor donde encontrarnos
para llegar a ver
lo nunca visto.

No sabes que tu cuerpo,
en las noches sin tiempo como ésta,
se confunde de pronto con el amanecer,
lo detiene dormido junto a mí.

Pero noviembre vuelve
con la torpe paciencia de la fidelidad
(las huellas del amor sobre los hombros
como una caravana de detalles confusos),
y acaso pueda ser una conquista,
porque todo es más claro.

Yo recuerdo
los primeros abrazos, solitarios,
a la pared pegados,
huyendo de la lluvia
de una vieja ciudad,
recién enamorados todavía,
felices y nerviosos.
O la humedad imprevista de tu pelo
empapado de amor y de tormenta
en los campos abiertos
igual que nuestros cuerpos a la furia de agosto.
Y las noches de paz malhumorada
donde el amor pugnaba sobre el frío,
tiritando debajo de las nubes
sobre un lecho de escarcha.
Y recuerdo
la lluvia mansa, lenta, que araña los cristales
como araño tu piel,
de la misma manera que el tiempo nos araña
una vez descubierto
que también es hermoso amarse en la memoria
y en la complicidad.

Abramos el balcón,
aullémosle a la luna
estirados de cuerpo para arriba,
hermosos como lobos
que ahora entienden el rumbo del que vienen,
que ahora saben el tiempo en el que habitan.

Es una luz distinta
la de estos contornos.

Sobre tu piel se aplastan
las gotas de la lluvia
y la tierra se extiende manchada como un tigre.

[...]

(Luis García Montero)


Foto: Pinar de Talayuela. Hecha por mi el pasado domingo.

sábado, 20 de noviembre de 2010

viernes, 19 de noviembre de 2010

Hojas en el agua


Hojas en el agua
Cargado originalmente por Alfonso Cr
..."dejarse llevar, suena demasiado bien..."

lunes, 15 de noviembre de 2010

Empezando la semana con Gerardo Diego

Autorretrato



Todo lo que llevo dentro
está ahí fuera.
Se ha hecho -fiel a sí mismo-
mi evidencia.
Mis pensamientos son montes,
mares, selvas,
bloques de sal cegadora,
flores lentas.
El sol realiza mis sueños,
me los crea
y el viento pintor, errante,
-luz, tormenta-
pule y barniza mis óleos,
mis poemas,
y el crepúsculo y la luna
los avientan.


Podéis tocar con las manos
mi conciencia.
Gozar podéis con los ojos
-negro y sepia-
los colores y las tintas
de mis penas.
Y eso que os roza el labio,
bruma o seda,
es mi amor -flores o pájaros
que revuelan-
mis amores, criaturas
libres, sueltas.


Todo lo que fuera duerme,
queda o pasa,
todo lo que huele o sabe,
toca o canta,
conmigo dentro se ha hecho
viva entraña,
víscera oscura y distinta,
sueño y alma.
Si pudierais traspasarme
os pasmarais.
Todo está aquí, aquí dormido.
Dibujada
llevo en mi sangre y mi cuerpo
cuerpo y sangre de mi patria.
Luces y luces de cielo,
cosas santas.
Todo lo que está aquí dentro
fuera estaba.
Todo lo que estaba ahí fuera
dentro calca.
El universo infinito
me enmaraña;
auscultadme, soy su cárcel
sin ventanas.


Escuchadme, dentro, fuera,
donde os plazca.
Mis más íntimos secretos
por el aire los pregonan
y los cantan.



( Gerardo Diego)

jueves, 11 de noviembre de 2010

Hervas-Puerto de Honduras


Hervas-Puerto de Honduras
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Que nada se estanque. Que estos dias sean tan provisionales como el agua que discurre, feroz, por el cauce estrecho que es hoy el calendario.

martes, 2 de noviembre de 2010

Retazos de otoño


Retazos de otoño
Cargado originalmente por Alfonso Cr
"...el verano acabó
el otoño duró lo que tarda en llegar el invierno..."

martes, 19 de octubre de 2010

sábado, 16 de octubre de 2010

Amoldando “No volveré a ser joven”.


Que la vida iba en serio
y lo nuestro era una broma, tardé en descubrirlo el tiempo justo en el que se cubren de moho las prefabricadas mentiras. Mi afición a construir trampantojos se fue cimentando en tus ambigüedades, siempre electivas. Llevándonos al punto de no retorno en el que nos convertimos en extranjeros de la tierra de nadie.


Dejar huella quería, cincelando tu frío con un cariño que dejó mis manos desgastadas, llenas de frías astillas de escarcha. Yo quise ser Diciembre, solsticio entre solsticios, el imposible frío absoluto. Y tú me buscaste, asomando primaveras sin flores a mi boca.


Pero ha pasado el tiempo y la verdad desagradable asoma: gritar por signos nos hizo desconocidos habituales. Simplemente, dos equivocados.



Que Gil de Biedma me perdone y, si no es mucho pedir, el tiempo y tú también.




miércoles, 13 de octubre de 2010

Caozo


Caozo
Cargado originalmente por Alfonso Cr
El agua, como la vida, discurre abriendose paso. Aunque a menudo sea leve el cauce que lleva.

martes, 12 de octubre de 2010

jueves, 7 de octubre de 2010

Poema de Luis García Montero

En los días de lluvia

A Mari Carmen

Sabrás por la presente que empeoré de vida.
Mariano Maresca



Más o menos extraña
la vida fue pasando tibiamente
por tu cuerpo y el mío.

Oigo la lluvia fría amontonarse
sobre las uralitas
y la noche me atrapa
en el sudor eterno de su tranquilidad.
Tal vez
debiera despertarte, hacerte compartir
este presentimiento
de lejana belleza
con el que me confundo apenas un instante
para volver a ti
que te abandonas
a la hermosa presencia
de tu respiración.

Pasan lentos los coches.
Oigo también
tu corazón lejano
pasar de madrugada entre la lluvia
y me asusta la sombra
de tanta intimidad.

Es tarde.
Uno escribe su vida en un poema,
analiza el amor
y se acostumbra
a seguir como está, junto a tu cuerpo
que quizá me recuerde todavía
desnudo entre las sábanas,

o las noches de lluvia nos confirman
que la vida, posiblemente hermosa,
no siempre es un asunto disponible
y que a veces resulta incluso mucha,
temible como ahora,
mientras que tengo miedo de besarte al azar.

Lo sé. Hemos sido extranjeros
hablándonos por señas demasiado cercanas,
ansiosos en las calles
de una nueva ciudad,
esperando tal vez que nos fotografíen
delante de este amor y de sus cicatrices,
eso que confundimos con nuestros sentimientos
o acaso
-en noches de locura-
con una sensación de humedad en los ojos.

Pero en pocas palabras se resumen
casi todos los días,
sus sílabas contadas en mis versos
y la felicidad.
Tibiamente los años
nos descubren
que nada existe ya sin tu sudor y el mío,
que somos todavía demasiado solemnes
cuando nos sorprendemos
temblando de pasión,
llenos de instinto mal disimulado.

Por eso, mientras llueve,
agradezco tu cuerpo entre las sábanas
y esta pasión desierta
de acariciar tus muslos,
más o menos extraños
y hermosos como un sueño
que acaba de llegar.



(L.G.M.)

lunes, 27 de septiembre de 2010

Tiempo de berrea


Tiempo de berrea
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Aun podemos disfrutar de este espectáculo de la naturaleza.

Colaboremos todos en su protección y disfrutemos de manera responsable de algo tan bello como es la llamada de la naturaleza en estado puro.

Buen comienzo de semana a tod@s.

viernes, 17 de septiembre de 2010

EL TIEMPO - Donde Solo Existas TU



Creo definitivamente que esta canción no es una canción mas. Espero que la disfruteis tanto como yo. Buen fin de semana a tod@s.

Pd: cualquier dia de estos volveré a escribir una entrada y no limitarme a traer cosas de un lado u otro.

lunes, 13 de septiembre de 2010

La Alberca


La Alberca
Cargado originalmente por Alfonso Cr

jueves, 9 de septiembre de 2010

viernes, 3 de septiembre de 2010

lunes, 30 de agosto de 2010

Otro folio en blanco mas...

Hoy de nuevo el intento de enfrentarme al folio en blanco para hablar de ti y de las ruinas internas que en mi produce tu indiferencia, hace que todo se vuelva circular, esférico, de una perfecta imperfección.


Tu luz, que todo lo doraba, se vuelve amarga por momentos y llega a abrasar cualquier resquicio de esperanza de amanecer mañana juntos. La llama que encendiste, quizás inconsciente, quizás doctorada en conatos de incendio, hoy lo transforma todo en cenizas. Grises las ilusiones, son ahora polvo en el viento.


Arrasarás este pequeño mundo interno, una vez mas había de pasar, lo sé. Entrar por el ojo de la cerradura y salir destrozando la pared, se convierte en signo de una historia personal repetida demasiadas veces.


Te irás, me iré. Y nunca sabremos si todo fue verdad y nosotros mentira, meros actores que omitieron la parte bonita de la película porque no sabían muy bien si podrían resolver su final.


Hoy soy ruina, no pétrea, de mi mismo. Mi mundo interno se tambalea de nuevo, mientras tu me miras y yo te digo que todo está bien.



Marvao


Marvao
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Busquemos un rincón tranquilo donde apartarnos del mundo los dos. Aunque sea por un momento, aunque sea mentira.

jueves, 26 de agosto de 2010

Artículo de Luis García Montero

Soledades

Cada uno de nosotros es una franquicia de la soledad. Llego a la taberna de Tirapu, casi vacía por la hora, y veo a una mujer al otro extremo de la barra. Su belleza ensimismada, su modo de beber sola y de discutir a golpes de silencio con la clientela fantasma de su interior despiertan mi vena filosófica. Eso es la vida, le comento a Tirapu, un bar, con un silencio hermoso en un extremo de la barra y una conversación vulgar en el otro. No sé quién es, me responde, pero ha venido con toda la soledad del verano a cuestas.



Mirar el silencio ajeno supone imaginar una biografía. Pudiera ser una militar de la Base, con recuerdos personales de la guerra de Irak. Imágenes dolorosas, episodios en los que se mata o se expone la vida, casas reventadas y cadáveres en la calle, bien valen una soledad cuando un presidente declara el final de la guerra. Después de tanta barbarie, nada justifica las batallas en las que ha participado. Aunque también puede ser una gitana francesa. El misterio racial de sus ojos y el modo distinguido con el que acaba de encender un cigarro pudieran explicarse así. Ser francesa, ciudadana de la libertad, la igualdad y la fraternidad, y sentirse despreciada por gitana, merece un abismo de soledad.



O tal vez es judía. Quizás haya heredado de sus mayores el deseo de defender la dignidad humana. Quizás sus abuelos sufrieron las alambradas de un campo de concentración nazi, y ahora no puede resistir el sufrimiento de los palestinos en Gaza. ¿Quiénes son los míos?, murmura su soledad. Es una pregunta propia de los que se atreven a soñar, cuando las ilusiones acaban envenenándose. Sea quien sea, me dice Tirapu, tiene el corazón en otra parte. Considerando que casi todos tenemos el corazón en otra parte, conviene que aprendamos ya a compartir nuestras soledades.





Sacado de aquí . Espero que guste.

jueves, 19 de agosto de 2010

Puente romano de Alconetar


Puente romano de Alconetar
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Atardece y estas piedras, inmutables, esperan que llege la noche y las cubra.

viernes, 13 de agosto de 2010

"El amenazado" de Jorge Luis Borges

El amenazado


Es el amor. Tendré que ocultarme o huir.



Crecen los muros de su cárcel, como en un sueño atroz. La

hermosa máscara ha cambiado, pero como siempre es la única.

¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras,

la vaga erudición el aprendizaje de las palabras que usó

el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas, la serena amistad,

las galerías de la Biblioteca, las cosas comunes, los hábitos, el joven

amor de mi madre, la sombra militar de mis muertos, la noche

intemporal, el sabor del sueño?

Estar contigo o no estar contigo, es la medida de mi tiempo.

Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente, ya el hombre se levanta a la voz

del ave, ya se han oscurecido los que miran por la ventana, pero la

sombra no ha traído la paz.

Es ya lo se, el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz, la espera y la

espera y la memoria, el horror de vivir en lo sucesivo.

Es el amor con sus mitologías, con su pequeñas magias inútiles.

Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar.

Ya los ejércitos que cercan, las hordas.

(Esta habitación es irreal; ella no la ha visto.)

El nombre de una mujer me delata.

Me duele una mujer en todo el cuerpo.



(J.L.B.)

lunes, 2 de agosto de 2010

Los sentimentales y el mar

Los sentimentales siempre estamos mas expuestos a que nos hagan daño -te dije-.


Y busqué en tus ojos una pequeña veta de aprobación, el reflejo desconsolado de quien afirma con el trayecto de su propia vida lo que escucha. Pero sólo encontré agua de mar arremolinándose en tus parpados.


Ese mar traído desde lejos a este (tu) paisaje interior, agua salada que rompe en los acantilados de tus mejillas. Pero hoy el mar queda lejos y es sólo en tus ojos, oscuros, donde adivino la arena que se escapó de nuestros relojes y pesa ahora en el estomago.


Nos hemos acostumbrado a vivir en el momento de incertidumbre de las olas rompiendo en las playas. Que unas veces limpian las orillas, otras arrastran las caracolas hacia el mar y otras veces, sin mas, traen recuerdos a esta playa nuestra.


Y me enfrento una vez mas al folio en blanco, oreado con la brisa de una playa ficticia. Hablando, esta vez, de ti. Estrangulando sentimientos reprimidos hasta descafeinarlos, haciéndolos pasar por el embudo. Buscando una tregua permanente, un pacto sin compromiso conmigo mismo, huyendo del silencio atronador de lo que no decimos.


De este miedo irracional a que te marches y del primer oxímoron en el que te nombro.



domingo, 25 de julio de 2010

"El Salvador. Nosotros" de Luis García Montero

El Salvador. Nosotros


Para llevarme el miedo de tus labios,

el paciente dolor que nos humilla,

y esta triste experiencia de la vida,

nos veremos, amor, en el combate.



Para salvar lo que su paz destruye,

lo que su guerra arrasa y nos mutila

del hondo corazón de la miseria,

nos veremos, amor, en el combate.



Para que tú comprendas mis abrazos

y yo la soledad de tus caricias,

frías como el dolor, siempre en defensa,

nos veremos, amor, en el combate.



Y cuando el tiempo estalle, cuando sea

la vida una cascada incontenible

cayendo de las sierras, los volcanes,

los arrecifes rotos de la lucha,



volveremos aquí donde besarnos

la piel, el corazón, las cicatrices,

para olvidar contigo, amor, con todos,



bajo este sol en Paz y esta bandera,

las heridas de guerra y el combate.



(L.G.M)




miércoles, 14 de julio de 2010

Mañana

Hemos hablado tarde, ya de madrugada. Cuando la luna con sus afiladas uñas araña nuestros ojos por la ventana. Tu allí, yo aquí. Hemos conversado alegremente sobre cosas tristes y viceversa. No, no hemos solucionado nada, quizás tampoco lo hemos intentado.

Y me has dicho adiós, un adiós sin ruptura, con sabor a un mañana. Y mi noche se ha puesto de ojos abiertos. Tu imagen se ha hecho dueña del tiempo y de las sombras de una habitación que me oprime.


Nunca quise pensar así, ni siquiera quise pensar. Olvidarme de ti, olvidarme de mi y pensar en nosotros nunca fue parte del plan.

Hoy tus noticias hablan de vacío. Y yo sigo prendido al cada vez mas frágil telón de las palabras que no se dicen.


De pie, frente al seguro abismo que me espera, de un
mañana que no llega.

lunes, 12 de julio de 2010

Para empezar bien la semana...

Empecemos la semana con un breve pero intenso poema de Darío Jaramillo.

Propósito

No menciones el amor: bien sabes que sería profanarlo.
Déjalo ser en silencio, para que sientas la música
de los dedos que rozan una piel amada.
Pero cállalo. Dedica tu babosa palabra a la pena;
exhibe sin pudor la dureza de tu corazón y así confirmarás que esa llaga ya no duele;
ah, tu corazón, esa zona manida de ti, sabia, anestesiada, infeliz.
No, no menciones el amor; déjalo crecer en silencio,
aliméntalo con silencio, compártelo sin decirlo
y solamente tartajea tu palabra para secretar tu viscoso veneno,
la amarga poción de tu cautela.


(D.J.A)

miércoles, 7 de julio de 2010

Mikel Erentxun-Disparame un TE QUIERO-


Otro domingo sin historia,
el frio que todo lo abriga
en los carteles arrancados
de conciertos atrasados,
en los letreros de las tiendas
que anuncian cese de negocio
y en los semaforos en rojo
de carreteras desiertas.

Siempre veo enemigos
en la sonrisa de la gente,
en callejones sin salida
o en una direccion prohibida

Estoy cansado de fallarme,
estoy cansado de fallarte,
y empezare muy pronto a odiarme
si no empiezo enseguida a amarte.

He facturado un tequiero
para que hoy viaje a tu encuentro,
para que llegue hasta tu puerta
solamente con lo puesto.

He facturado un deseo
a las caderas del cielo,
solo cuando estoy conntigo
siento que vuelvo a estar conmigo.

Que nos corten el telefono,
el gas, las luz y el agua
y que amanezca una mañana
cortado el mundo por impago,
que se desnude la despensa
si vuelves tu a desnudarme,
que vuelva a no contar el tiempo
si cuentas tu en cada instante.

Y tu disparame un te quiero,
hazme el blanco del resto de tu vida
y pon tu nombre a mi corazon.

martes, 6 de julio de 2010

Premio Dardos















Desde el blog de Mónica me llega por sorpresa este premio, el cual para mi es un honor que una pequeña ventanita al mundo como esta sea tenida en consideración por otros blogers.

El Premio Dardos es concecido entre blogers para ayudar a la difusión del arte, la literatura, los valores éticos y culturales. Y queda la responsabilidad de remitirselo a otros 15 blogs, tarea nada sencilla dada la calidad de los blogs que hay en la red.

Pero entre otros y de momento me quedaré con estos (sé que faltan, pero de momento serán estos por seguimiento):
Xtrem-Grafix
Insultos saturados de decibelios
Tanteos literarios
Los ángeles tambien lloran
El espejo de la luna
40añera una más
Urbi et Orbi
Uno que sigue aprendiendo a vivir
Del Jerte y sus alrededores

Muchas gracias de nuevo Mónica.

jueves, 1 de julio de 2010

Otra más de García Montero

Problemas de Geografía Personal


Nunca sé despedirme de tí, siempre me quedo
con el frío de alguna palabra que no he dicho,
con un malentendido que temer,
ese hueco de torpe inexistencia
que a veces, gota a gota, se convierte
en desesperación.

Nunca se despedirme de tí, porque no soy
el viajero que cruza por la gente,
el que va de aeropuerto en aeropuerto
o el que mira los coches, en dirección contraria,
corriendo a la ciudad
en la que acabas de quedarte.

Nunca sé despedirme, porque soy
un ciego que tantea por el túnel
de tu mano y tus labios cuando dicen adiós,
un ciego que tropieza con los malentendidos
y con esas palabras
que no saben pronunciar.

Extrañado de amor,
nunca puedo alejarme de todo lo que eres.
En un hueco de torpe inexistencia,
me voy de mí
camino a la nada.


(Luis García Montero)


Pd: siento repetir autor y poesias en tan breve espacio de tiempo, pero esta vez tenía un verdadero problema de geografía personal yo tambien.



lunes, 28 de junio de 2010

Temores de estío

Temo ahogarme en los folios en blanco cuando tengo tantas cosas que decir, que las palabras que del corazón me han de salir se queden en la garganta y me enmudezcan. Que la voz no llegue a tocar las teclas y no escuches estas lineas.

Y es que son muchos los temores que a uno le acechan tras cada esquina de este reciente estío. Vuelven los simulacros de incendio y las noches de insomnio. Que son frecuentes las mañanas de estúpida sonrisa y las tardes con sospechosos brillos en los ojos. Viviendo nuevamente a la sombra de un tirano horario que nos separa.

Y temo estar drogado de sueños imposibles, de ceder con la misma voluntad que la lluvia de esta tormenta veraniega. Que hayas pasado frente a mi y que no hayan saltado las alarmas y termines por allanar esta fría morada interna, dejándola un poco mas vacía si cabe.

Temer el tener que responderte que todo está bien, cuando se me ha escapado de las manos. Que mis miradas huyan hacía techo o suelo para que no vislumbres en mis ojos ninguna veta confusa. Tenerme que inyectar amnesia o desmemoria para estar a tu lado.

El temor de que por un descuido pasaras por aquí y me leyeras parafraseando a Ewan McGregor en Big Fish diciendo que:



hay momentos en los que un hombre tiene que luchar, y hay momentos en los que debe aceptar que ha perdido su destino, que el barco ha zarpado, que sólo un iluso seguiría insistiendo. Lo cierto es que siempre he sido un iluso”.


Y descubrieras toda una declaración de intenciones por mi parte.



viernes, 25 de junio de 2010

Invitación al regreso de Luis García Montero

Invitación al regreso

Quien conozca los vientos, quien de la lejanía
haga una voz donde guardar memoria,
quien conozca la piel de su desnudo
como conoce el rastro de su nombre,
y no le tenga miedo, y le acompañe
más allá del invierno encerrado en sus sílabas,
quien todo lo decida sin la noche,
de golpe, como un beso,
que suba entre la niebla por el puente,
que le roce los dedos a su propio vacío,
que salga al mar, que pierda
el temor de alejarse.

En la debilitada
sombra violeta de las olas,
mientras se van hundiendo con el puerto
los antiguos letreros y las luces,
flotarán esperando
nuestras conversaciones en el agua.
Serán el obligado desengaño
que con la brisa caiga desde la arboladura,
devolviendo al recuerdo
la tempestad de hablar
o palabras partidas como mástiles.
Porque los sueños dejan
igual que los naufragios algún resto,
con maderas y cuerpos hundidos en las sábanas,
llenos de dominada libertad.

No es la ciudad inmunda
quien empuja las velas. Tampoco el corazón,
primitiva cabaña del deseo,
se aventura por islas encendidas
en donde el mar oculta sus ruinas,
algas de Baudelaire, espumas y silencios.
Es la necesidad, la solitaria
necesidad de un hombre,
quien nos lleva a cubierta,
quien nos hace temblar, vivir en cuerpos
que resisten la voz de las sirenas,
amarrados en proa,
con el timón gimiendo entre las manos.

Aléjate de allí, vayamos lejos,
sin la ilusión que llama desesperadamente,
sin el dolor que asume su decencia.
La piel, mi piel, los vientos
han preguntado tanto en las orillas,
tanto se han estrellado por ciudades y pechos,
que no conocen patrias ni las cantan,
no recuerdan naciones,
sólo pueblos.

Yo sé que su regreso
es el nuestro sin duda. Porque con voz humana,
como marinos viejos,
sobre el desdibujado dolor de sus espaldas,
vendrán para decirnos:
es el tiempo,
dejémonos volver con la marea.

El coraje y la fuerza del crepúsculo
os llevarán al fondo de lo ya conocido,
y veremos fragatas sobre los charcos negros,
pero la silueta desdoblada de un niño
no será frágil ni tendrá cansancio.

Así, después del viaje,
sorprendidos y mudos delante del fantasma,
mientras surgen despacio con el puerto
los antiguos letreros y las luces,
oiremos la canción de los que llegan,
de los que pisan tierra cuando han sido
durante muchos días esperados.

Y el mar, el dulce mar tan trágico,
a su propia distancia sometido,
sabrá dejar escrito
que el viaje nunca fue nuestro tesoro,
ni tampoco el dolor famoso en los poemas,
sino los sueños puestos en la calle,
los lechos y su bruma,
al despertar de tantas noches largas
donde sólo pudimos presentir,
hablar de los deseos en la sombra.

Al lado de tu pelo, capital de los vientos,
la historia en dos, el ruido de las lágrimas,
tienen que ser pasado necesario,
alejada miseria,
cosas para contar después de algunos años,
si es que alguien pregunta por nosotros.

Aunque también, y necesariamente,
entre la baja noche y esta casa
donde suelo escribir,
yo esperaré los labios
que con llamada extraña de nuevo me pregunten:

¿Prisionero de amor, para quién llevas
un hombro de cristal y otro de olvido?



(Luis García Montero)

sábado, 19 de junio de 2010

Noche de viernes

No son negros estos silencios que nos separan, ni siquiera blancos, son de un añil indeterminado. Un abismo de palabras mudas construido a conciencia, siempre con agua al fondo. Y así, tenemos un telón cosido con lo no dicho por nuestros ojos (que juegan al despiste), un frágil puente entre nuestras manos.


Tu allí, yo aquí, al lado. Inconexos e inconformes, solos al fin de cuentas.


Mi pantalla se funde a negro mientras tú la miras y yo te digo hasta mañana.




viernes, 18 de junio de 2010

Dias de borrasca...


"Pepino"
Cargado originalmente por Alfonso Cr
...vísperas de resplandores.


Foto: "El pepino", Torre Swiss Re de Norman Foster. Londres.

martes, 15 de junio de 2010

De un nieto

Llego yo, tú ya te has ido. Y no he podido despedirme porque no quise creer que te marcharías ya, que en verdad eras de otra pasta, que aguantarías lo que estuviese por venir. Pero una vez más estaba equivocado, las estaciones son implacables y tú ya llevabas muchas a tus espaldas, algunas muy crudas.


Y te vuelvo a ver, estás blanco y frío, detenido, como los ríos de invierno. Ayer estabas aquí, y hoy confinado en esa ingrata caja frente al altar. Y no puedo mas que apretar los puños y los dientes. Y lloro, lloro a lágrima viva. Porque te has ido, porque cada vez quedan menos de los buenos. Porque la naturaleza es tan sabia como puta .


Todos, o casi todos, los que por tu vida pasaron están ahora frente a ti, tú frente al altar, envuelto en maderas. Te lloran sí, porque dejaste huella en cada uno y eso es lo que perdurará después de tu marcha. Puedes irte contento ( como siempre solías estar), con el saber de una vida bien cumplida y la seguridad de que aquí nos seguiremos acordando de ti.


Hoy todo lo material, todo lo corpóreo, termina tras esos muros encalados. Al final de una galería de mármoles repleta y con el sonido de las herramientas del albañil y el yeso, una vez más, haciendo herida invisible dentro de cada uno.


Hasta siempre abuelo, hasta siempre, volveremos a encontrarnos algún día.



[...] Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejecer, morir,
es el único argumento de la obra.

( Jaime Gil de Biedma )


viernes, 4 de junio de 2010

Ismael Serrano - Te vas



Te vas
a la ciudad definitiva sin mí,
perdonarás que no te vaya a despedir.
La noche corta como un cristal roto y tú
estarás tan triste como hermosa.

Tu luz,
quemó mis naves cargadas de incertidumbre
y el corazón que sobre tu mesa yo puse
para cenar la noche en que nos dispusimos
a saltar de la mano al precipicio.

Y yo procuraré sonreír más a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Tú me enseñaste que afuera, siempre,
me está esperando una nueva mañana
como aquella nuestra,
radiante y soleada.
Como aquella nuestra,
radiante y soleada.

Te vas
a la ciudad definitiva y en Madrid
quedamos huérfanos y enfermos. Te vas a reír,
pero pregunto cada noche a los fantasmas
que habitan mis bares
cuándo vuelves a casa.
Los días caen lentos como el polen de un árbol
cubriendo todo mi jardín de desencanto.
Un sucedáneo de la vida será al fin
el tiempo que he de recorrer sin ti.

Y yo procuraré no suspirar tan a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Yo sé que afuera, inevitablemente,
me está esperando una nueva mañana.
Lo prometiste, radiante y soleada.

Y tú procurarás cumplir con lo que has prometido,
ser fuerte y devorar la manzana.
Has de pensar, cada nueva mañana,
que un tipo a menudo piensa en ti y sonríe
aunque quizá no sean sus días más felices.

Y yo procuraré mantener la luz encendida
por si se te ocurre volver de repente.
Alumbrará este recuerdo incandescente
el camino de vuelta, aquel que trazaron antes
viejos fugitivos, nuevos amantes.
Viejos fugitivos, nuevos amantes.

Y yo procuraré sonreír más a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Tú me enseñaste que afuera, siempre,
me está esperando una nueva mañana
como aquella nuestra,
radiante y soleada.

Te vas
a la ciudad definitiva sin mí.

martes, 1 de junio de 2010

Amanece tibiamente...

Amanece tibiamente, y este cielo apenas despierto me recuerda a tus ojos. Pasos nuevos atraviesan la cápsula de esta ciudad enmohecida de espera, consentida por la paciencia de un río. Quizás evoqué demasiado tiempo al destino como excusa, quizás las calles queden igual de cansadas después de ser pisadas por nosotros. Hoy no tengo respuestas.


Es posible que los sueños se hayan cansado de ser soñados, pero esto solamente es un tal vez lanzado al viento. Hoy he de remitirme a un hoy para que mañana me responda un mañana. Posiblemente allí nos encuentren, mas viejos y cansados, pero definitivamente allí.


Ahora rompamos la frontera de silencio que nos une, preguntemos a nuestras manos sobre que hablan los brillos de nuestros ojos y quizás podamos terminar con este silente pacto de soledad.




[…] A veces no me siento
tan solo
si imagino
mejor dicho si sé
que mas allá de mi soledad
y de la tuya
otra vez estas vos
aunque sea preguntándote a solas
que vendrá después
de la soledad.


( Mario Benedetti )



domingo, 30 de mayo de 2010

Los olvidados


Los olvidados
Cargado originalmente por Alfonso Cr


Nada ansío de nada,/
mientras dura el instante de eternidad que es todo,/
cuando no quiero nada.


("Pleamar" de Oliverio Girondo)


martes, 25 de mayo de 2010

De Jaime Gil de Biedma



¿Fue posible que yo no te supiera

cerca de mí, perdido en las miradas?

Los ojos me dolían de esperar.
Pasaste.

Si apareciendo entonces
me hubieras revelado
el país verdadero en que habitabas!

Pero pasaste
como un Dios destruido.

Sola, después, de lo negro surgía
tu mirada.


domingo, 23 de mayo de 2010

Soliloquios

A menudo, estas cuatro paredes con su techo que las cierra y que apenas deja intuir un cielo fuera, se llenan de silencio y uno intenta escucharse más allá del sonido espasmódico de sus vísceras. Colma el silencio la estancia e intento decirme cosas con sentido, solucionarme la vida y quizás si da tiempo, un poco el mundo.

Me susurro al oído palabras bonitas que no siempre hablan de ti. Me hago mi remake de la “Canción de amor propio” de Serrano. Busco un bolsillo donde meter las manos, que siempre ayuda a pensar, pero ya hace algo de calor y estas ropas veraniegas sin bolsillos no me ayudan con mis pensamientos. Me pregunto dónde se encuentran esas historias cercanas al amor, si necesito entrar en los sueños de alguien (Quique dixit) o me conformo con soñarte a tiempo parcial.

Tengo tantas preguntas que hacerme y unos números tan rojos en el saldo de mi cuenta de respuestas. Silencios llenos de silencios, ecos sumamente mudos y quizás alguna canción que me recuerde que no son mas que momentos de transpiración, en reacción a un jodido e inoportuno momento de inspiración.

jueves, 20 de mayo de 2010

Drops


gota1
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Siempre hay una gota que colma el vaso.

domingo, 16 de mayo de 2010

Habitaciones Separadas de Luis García Montero

Habitaciones separadas

Está solo. Para seguir camino
se muestra despegado de las cosas.
No lleva provisiones.

Cuando pasan los días
y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
tan sólo le conmueve
ese acierto imprevisto
del que pudo vivir la propia vida
en el seguro azar de su conciencia,
así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

Una vez dijo amor.
Se poblaron sus labios de ceniza.

Dijo también mañana
con los ojos negados al presente
y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
fantasmas como saldo,
un camino de nubes.

Soledad, libertad,
dos palabras que suelen apoyarse
en los hombros heridos del viajero.

De todo se hace cargo, de nada se convence.
Sus huellas tienen hoy la quemadura
de los sueños vacíos.

No quiere renunciar. Para seguir camino
acepta que la vida se refugie
en una habitación que no es la suya.
La luz se queda siempre detrás de una ventana.
Al otro lado de la puerta
suele escuchar los pasos de la noche.

Sabe que le resulta necesario
aprender a vivir en otra edad,
en otro amor,
en otro tiempo.

Tiempo de habitaciones separadas



(L.G.M)

PJ Hermosilla. Por un ratito en tus oidos

martes, 11 de mayo de 2010

Sobre lo imprevisible...

Hay tardes como esta, de nubes sin claros, de rayos de luz huidizos tras los cristales de la habitación, en las que sin saber muy bien el motivo te pones de banda sonora a Sabina y te da por pensar que lo imprevisible a veces ocurre. Que te formulas tu propio corolario murphyano, miras de nuevo por la ventana y suspiras.


Trazas trazos sin sentido entre volátiles algodones de nube, te nombras breve inquilino en Desolation Row, respiras fuerte y te llevas una mano a la cabeza para enredar los dedos en el pelo. Te das la vuelta, pierdes la calle de vista, cierras los ojos con fuerza y exhalas con rabia.


Covencido de que todo sigue igual, que no ha pasado nada, acuerdas continuar con el espectáculo. Que las horas de la tarde trascurran como cortina espesa de humo y de nuevo la noche nos cubra.





domingo, 9 de mayo de 2010

lunes, 3 de mayo de 2010

Empezando la semana con Benedetti

Mucho más grave


Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
y eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabés tan objetivamente como yo

sin embargo hay algo que quisiera aclararte
cuando digo todas las parcelas
no me refiero sólo a esto de ahora
a esto de esperarte y aleluya encontrarte
y carajo perderte
y volverte a encontrar
y ojalá nada más

no me refiero sólo a que de pronto digas
voy a llorar
y yo con un discreto nudo en la garganta
bueno llorá
y que un lindo aguacero invisible nos ampare
y quizá por eso salga enseguida el sol

ni me refiero sólo a que día tras día
aumente el stock de nuestras pequeñas
y decisivas complicidades
o que yo pueda o creerme que puedo
convertir mis reveses en victorias
o me hagas el tierno regalo
de tu más reciente desesperación

no
la cosa es muchísimo más grave

cuando digo todas las parcelas
quiero decir que además de ese dulce cataclismo
también estás reescribiendo mi infancia
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebran
y vos en cambio sabés que eso no sirve
quiero decir que estás rearmando mi adolescencia
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos
y vos sabés en cambio extraer de ese páramo
mi germen de alegría y regarlo mirándolo

quiero decir que estás sacudiendo mi juventud
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos
esa sombra que nadie arrimó a su sombra
y vos en cambio sabés estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas
y quede el armazón de mi verdad sin proezas

quiero decir que estás abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia
este extraño confín de angustia y nieve
esta bujía que ilumina la muerte
este precipicio de la pobre vida

como ves es más grave
muchísimo más grave
porque con estas o con otras palabras
quiero decir que no sos tan sólo
la querida muchacha que sos
sino también las espléndidas
o cautelosas mujeres
que quise o quiero

porque gracias a vos he descubierto
(dirás que ya era hora
y con razón)
que el amor es una bahía linda y generosa
que se ilumina y se oscurece
según venga la vida

una bahía donde los barcos
llegan y se van
llegan con pájaros y augurios
y se van con sirenas y nubarrones
una bahía linda y generosa
donde los barcos llegan
y se van

pero vos
por favor
no te vayas.



( Mario Benedetti )




jueves, 29 de abril de 2010

Café o no café...

Sin llegar a entablar relaciones “resilientes” con ciertos recuerdos, llegan a menudo asociaciones completamente absurdas a mi cabeza, quizás tapadas con la pátina del tiempo o simplemente abandonadas en cualquier rincón de la memoria a la espera de un tropiezo visual que las encuentre de nuevo.


El caso que es no veo necesario que una taza de café ( la taza de café ) me recuerde a las mañanas de domingo, que venían de sábados sin noche, en las que los dos gastábamos la vida en vivir, sentados en el balcón de aquella ciudad en el que solucionábamos el mundo y dejábamos que nuestro tiempo se escapase como la arena de los relojes entre los dedos.


Ahora sé que ya nada importa, que el viento de los días se llevó esas arenas desperdiciadas. Que la memoria es traicionera y a veces nos miente y nos niega a los dos. Que la vida a pesar de estar un poco gastada aún está viva. Y que como dijo Sabina (que nunca nos cantó): ...y cada vez mas tú y cada vez mas yo sin rastro de nosotros.



miércoles, 28 de abril de 2010

Poema de Luis García Montero

Si alguna vez no hubieses existido,
si el calor de tus muslos no me hubiese
buscado como un látigo preciso
y mis ambigüedades electivas
-los días más oscuros de mí mismo-
no te hubiesen tenido como saldo
de afirmación o excusa,
es posible
que este volver a casa en soledad
y demasiado pronto,
me recordase ahora un poco menos
al joven que apostaba por el mundo,
con el mundo a su espalda.

Sólo el amor es duro.
Metidos en la noche, regresando
entre la potestad y la mentira,
hablamos del poder o de los sueños
al hablar del abrazo.
Y no lo sé tal vez, no sé si me recuerdo
prisionero de un cuerpo o libre junto a él,
buscando salvación o en servidumbre,
miserable y maldito, pero atónito.

Quizás sólo se trata de que no estás aquí,
de que perder es duro para todos
y el amor me hace falta, como sabes.
Quizás contigo estuve
tan demasiado cerca de tu reino,
que necesito ahora desmentirte,
utilizar los trucos que uno tiene
para poder seguir.

Porque somos así seguramente,
huellas equivocadas,
solitarias hogueras de un camino,
paraísos de cuatro habitaciones
que sólo se comprenden
después de haber firmado muchas veces,
precisamente ahí,
donde pone El viajero.

Y a mí, ya que prefiero escoger mis derrotas,
quiero que me recuerdes derrotado,
como quien algo espera
más allá de los tiempos y los hechos.
Quizás porque haga falta haberlo presagiado
o porque, en todo caso, nadie sabe
dónde acaban los sueños


(L.G.M)

lunes, 26 de abril de 2010

¿ Ángeles ?


Angeles
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Que parezcas ángel de carne y hueso o demonio sin piel ni alma dependerá siempre del color de la luz con la que te mire.

Foto: estatua en el puente Sant´Angelo (Roma)

miércoles, 21 de abril de 2010

Coque Malla - No puedo vivir sin ti

Veintiuno del cuatro

Hoy me apetecía hablar sobre las comas seguidas de puntos y aparte entre nosotros, de los segundos de silencio que separaban nuestras manos, de los abismos sin saliva que distanciaban nuestras bocas, de el lado frío de la cama.


Me apetecía hablar de todo ello y más, hablar quizás también de los besos que quedaron suspensivos, de las caricias no retornables, de las miradas vacías y las entrañas llenas de pequeños sacos de cemento. Relatar, sin muchos detalles, el día en que me di cuenta que no ibas a volver, que se poblaban ya los labios con cenizas de las que me colapsaban en los aeropuertos a los que no vendrías a despedirme.


Si, de verdad que me apetecía hablar de todo, sin ser minucioso, sin escribir ni siquiera una vez, la palabra amor conjugada en pretérito pluscuam(des)perfecto. Comentar someramente, el día que se instaló el silencio entre ambos y soslayábamos, con vergüenza, las miradas del que ha perdido algo y no sabe muy bien qué ni donde.


Creed que quería hablar de todo ello, pero no se que ha pasado, que ahora prefiero no hacerlo.



lunes, 19 de abril de 2010

Santi Balmes (Love Of Lesbian) + Zahara - Domingo Astromántico

De Juan Ramón Jiménez

Estoy triste, y mis ojos no lloran
y no quiero los besos de nadie;
mi mirada serena se pierde
en el fondo callado del parque.

¿Para qué he de soñar en amores
si está oscura y nuviosa la tarde
y no vienen suspiros ni aromas
en las rondas tranquilas del aire?

Han sonado las horas dormidas;
está solo el inmenso paisaje;
ya se han ido los lentos rebaños;
flota el humo en los pobres hogares.

Al cerrar mi ventana a la sombra,
una estrena brilló en los cristales;
estoy triste, mis ojos no lloran,
¡ya no quiero los besos de nadie!

Soñaré con mi infancia: es la hora
de los niños dormidos; mi madre
me mecía en su tibio regazo,
al amor de sus ojos radiantes;

y al vibrar la amorosa campana
de la ermita perdida en el valle,
se entreabrían mis ojos rendidos
al misterio sin luz de la tarde...

Es la esquila; ha sonado. La esquila
ha sonado en la paz de los aires;
sus cadencias dan llanto a estos ojos
que no quieren los besos de nadie.

¡Que mis lágrimas corran! Ya hay flores,
ya hay fragancias y cantos; si alguien
ha soñado en mis besos, que venga
de su plácido ensueño a besarme.

Y mis lágrimas corren... No vienen...
¿Quién irá por el triste paisaje?
Sólo suena en el largo silencio
la campana que tocan los ángeles.



(J.R.J)

sábado, 17 de abril de 2010

Perspectiva

Perspectiva es cuando todas las lineas de fuga que dibujo convergen en tus labios, cuando el norte y el sur de mis mapas lo marcan los puntos cardinales de tus ojos.


Perspectiva es cuando me pierdo por encontrarte, cuando te busco sin conocerte, cuando te encuentro sin saberlo.


Perspectiva es todo aquello que me lleva a perder la perspectiva, lo erróneo y lo certero, los pasos y los saltos.


Si, lo sé, este rumor de primavera nubla mi perspectiva. Aunque lo cierto es, que nunca fue demasiado buena.




Subí desde la sombra
hasta la luz, puse mi mano
en el aire vacío. Aquí
me entrego, dije,
no tengo nada que perder.


(J.M.C.B.)