domingo, 30 de mayo de 2010

Los olvidados


Los olvidados
Cargado originalmente por Alfonso Cr


Nada ansío de nada,/
mientras dura el instante de eternidad que es todo,/
cuando no quiero nada.


("Pleamar" de Oliverio Girondo)


martes, 25 de mayo de 2010

De Jaime Gil de Biedma



¿Fue posible que yo no te supiera

cerca de mí, perdido en las miradas?

Los ojos me dolían de esperar.
Pasaste.

Si apareciendo entonces
me hubieras revelado
el país verdadero en que habitabas!

Pero pasaste
como un Dios destruido.

Sola, después, de lo negro surgía
tu mirada.


domingo, 23 de mayo de 2010

Soliloquios

A menudo, estas cuatro paredes con su techo que las cierra y que apenas deja intuir un cielo fuera, se llenan de silencio y uno intenta escucharse más allá del sonido espasmódico de sus vísceras. Colma el silencio la estancia e intento decirme cosas con sentido, solucionarme la vida y quizás si da tiempo, un poco el mundo.

Me susurro al oído palabras bonitas que no siempre hablan de ti. Me hago mi remake de la “Canción de amor propio” de Serrano. Busco un bolsillo donde meter las manos, que siempre ayuda a pensar, pero ya hace algo de calor y estas ropas veraniegas sin bolsillos no me ayudan con mis pensamientos. Me pregunto dónde se encuentran esas historias cercanas al amor, si necesito entrar en los sueños de alguien (Quique dixit) o me conformo con soñarte a tiempo parcial.

Tengo tantas preguntas que hacerme y unos números tan rojos en el saldo de mi cuenta de respuestas. Silencios llenos de silencios, ecos sumamente mudos y quizás alguna canción que me recuerde que no son mas que momentos de transpiración, en reacción a un jodido e inoportuno momento de inspiración.

jueves, 20 de mayo de 2010

Drops


gota1
Cargado originalmente por Alfonso Cr
Siempre hay una gota que colma el vaso.

domingo, 16 de mayo de 2010

Habitaciones Separadas de Luis García Montero

Habitaciones separadas

Está solo. Para seguir camino
se muestra despegado de las cosas.
No lleva provisiones.

Cuando pasan los días
y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
tan sólo le conmueve
ese acierto imprevisto
del que pudo vivir la propia vida
en el seguro azar de su conciencia,
así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

Una vez dijo amor.
Se poblaron sus labios de ceniza.

Dijo también mañana
con los ojos negados al presente
y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
fantasmas como saldo,
un camino de nubes.

Soledad, libertad,
dos palabras que suelen apoyarse
en los hombros heridos del viajero.

De todo se hace cargo, de nada se convence.
Sus huellas tienen hoy la quemadura
de los sueños vacíos.

No quiere renunciar. Para seguir camino
acepta que la vida se refugie
en una habitación que no es la suya.
La luz se queda siempre detrás de una ventana.
Al otro lado de la puerta
suele escuchar los pasos de la noche.

Sabe que le resulta necesario
aprender a vivir en otra edad,
en otro amor,
en otro tiempo.

Tiempo de habitaciones separadas



(L.G.M)

PJ Hermosilla. Por un ratito en tus oidos

martes, 11 de mayo de 2010

Sobre lo imprevisible...

Hay tardes como esta, de nubes sin claros, de rayos de luz huidizos tras los cristales de la habitación, en las que sin saber muy bien el motivo te pones de banda sonora a Sabina y te da por pensar que lo imprevisible a veces ocurre. Que te formulas tu propio corolario murphyano, miras de nuevo por la ventana y suspiras.


Trazas trazos sin sentido entre volátiles algodones de nube, te nombras breve inquilino en Desolation Row, respiras fuerte y te llevas una mano a la cabeza para enredar los dedos en el pelo. Te das la vuelta, pierdes la calle de vista, cierras los ojos con fuerza y exhalas con rabia.


Covencido de que todo sigue igual, que no ha pasado nada, acuerdas continuar con el espectáculo. Que las horas de la tarde trascurran como cortina espesa de humo y de nuevo la noche nos cubra.





domingo, 9 de mayo de 2010

lunes, 3 de mayo de 2010

Empezando la semana con Benedetti

Mucho más grave


Todas las parcelas de mi vida tienen algo tuyo
y eso en verdad no es nada extraordinario
vos lo sabés tan objetivamente como yo

sin embargo hay algo que quisiera aclararte
cuando digo todas las parcelas
no me refiero sólo a esto de ahora
a esto de esperarte y aleluya encontrarte
y carajo perderte
y volverte a encontrar
y ojalá nada más

no me refiero sólo a que de pronto digas
voy a llorar
y yo con un discreto nudo en la garganta
bueno llorá
y que un lindo aguacero invisible nos ampare
y quizá por eso salga enseguida el sol

ni me refiero sólo a que día tras día
aumente el stock de nuestras pequeñas
y decisivas complicidades
o que yo pueda o creerme que puedo
convertir mis reveses en victorias
o me hagas el tierno regalo
de tu más reciente desesperación

no
la cosa es muchísimo más grave

cuando digo todas las parcelas
quiero decir que además de ese dulce cataclismo
también estás reescribiendo mi infancia
esa edad en que uno dice cosas adultas y solemnes
y los solemnes adultos las celebran
y vos en cambio sabés que eso no sirve
quiero decir que estás rearmando mi adolescencia
ese tiempo en que fui un viejo cargado de recelos
y vos sabés en cambio extraer de ese páramo
mi germen de alegría y regarlo mirándolo

quiero decir que estás sacudiendo mi juventud
ese cántaro que nadie tomó nunca en sus manos
esa sombra que nadie arrimó a su sombra
y vos en cambio sabés estremecerla
hasta que empiecen a caer las hojas secas
y quede el armazón de mi verdad sin proezas

quiero decir que estás abrazando mi madurez
esta mezcla de estupor y experiencia
este extraño confín de angustia y nieve
esta bujía que ilumina la muerte
este precipicio de la pobre vida

como ves es más grave
muchísimo más grave
porque con estas o con otras palabras
quiero decir que no sos tan sólo
la querida muchacha que sos
sino también las espléndidas
o cautelosas mujeres
que quise o quiero

porque gracias a vos he descubierto
(dirás que ya era hora
y con razón)
que el amor es una bahía linda y generosa
que se ilumina y se oscurece
según venga la vida

una bahía donde los barcos
llegan y se van
llegan con pájaros y augurios
y se van con sirenas y nubarrones
una bahía linda y generosa
donde los barcos llegan
y se van

pero vos
por favor
no te vayas.



( Mario Benedetti )